Redacción BLes– Una reciente encuesta revela que la mayoría de los estadounidenses ha notado una fuerte  discrepancia en la forma en que los medios de comunicación del establishment han cuestionado la administración del presidente Biden en comparación con la del ex presidente Trump.

La pregunta principal de la encuesta realizada por Rasmussen Reports, decía lo siguiente: “¿Los medios de comunicación son más agresivos o menos agresivos al interrogar al presidente Biden que al interrogar al presidente Trump?”.

De los 1000 encuestados sólo el 13 por ciento dijo que los medios son más agresivos con Biden que con Trump. Mientras que el 55 por ciento aseguró que los medios de comunicación han sido “menos agresivos” con el nuevo mandatario. La diferencia se reparte entre los indecisos y los que consideran que nada ha cambiado.

Entre los republicanos encuestados el 77 por ciento opinan que los medios ahora tienen una actitud más relajada y de menor agresividad para con el nuevo presidente.

Jen Psaki, la nueva secretaria de prensa de la Casa Blanca, ha sido criticada por los medios conservadores durante los primeros días de su papel debido a su actitud de no responder ciertas preguntas básicas.

Psaki también fue centro de críticas cuando trascendió que el personal de comunicación del nuevo presidente Biden, ha estado investigado a los reporteros para intentar adelantar qué preguntas planean hacerle a la nueva secretaria de prensa de la Casa Blanca, durante las sesiones informativas.

El accionar del nuevo equipo de comunicación presidencial, generó preocupación entre los pocos periodistas que tienen acceso a la sala de conferencias de la Casa Blanca.

Sin embargo esta actitud pareció no molestar a los periodistas de los medios hegemónicos que hoy funcionan como aparato de propaganda del presidente Biden, porque a pesar de lo polémico del asunto no trascendió en los grandes medios de comunicación.

Durante los 4 años de presidencia de Trump, debió luchar contra las grandes corporaciones mediáticas que intentaron constantemente imponer relatos en contra de cada política que emprendía la administración. Y en su mayoría funcionaron con absoluta complicidad sobre casos de corrupción que ensuciaban a los miembros del partido demócrata o partidarios de izquierda. 

Un estudio publicado por el Media Research Center, afirma que 1 de cada 6 votantes de Biden habría cambiado su voto si los medios de comunicación masiva no hubiesen ocultado la información sobre corrupción de la familia Biden hasta después de las elecciones. 

Los resultados de una encuesta realizada sobre 1750 votantes, arroja que 1 de cada 6 que votó por Joe Biden habría cambiado su voto si hubiera conocido las noticias que los medios de comunicación masivos no cubrieron respecto a los escándalos de corrupción de la familia Biden.

Media Research Center concluyó que si esa cifra se hubiera aplicado a nivel nacional, habría cambiado el 17% de los votos y Trump habría ganado las elecciones con mucha más facilidad.

Andrés Vacca-BLes.com