Pete Buttigieg recomendó comprar autos eléctricos para blindarse de la suba del combustible, pero los estadounidenses que apenas pueden llenar el tanque, no tiene el dinero para comprar un auto nuevo.

Durante un discurso este lunes, Pete Buttigieg, el Secretario de Transporte de Biden que estuvo los últimos 3 meses trabajando “remoto” bajo licencia de paternidad luego de adoptar dos hijos con su marido, dijo que los estadounidenses simplemente deberían dejar de preocuparse por los precios de la gasolina y comprar un automóvil eléctrico.

El transporte limpio también puede generar importantes ahorros de costos para el pueblo estadounidense”, dijo Buttigieg. “El mes pasado, anunciamos una inversión de $5 mil millones de dólares para construir una red de carga de vehículos eléctricos a nivel nacional, para que las personas de las comunidades rurales, suburbanas y urbanas puedan beneficiarse de los ahorros de gasolina de conducir un auto eléctrico”.

En la versión moderna del “coman torta” de la reina María Antonieta de Francia, Buttigieg le recomendó a los estadounidenses que apenas pueden costear el auto que tienen, que se compren un auto eléctrico, que tienen precios inaccesibles por la clase media.

Por dar un ejemplo, el auto eléctrico de 4 puertas más barato del mercado actualmente es el Chevrolet Bolt EV, que se vende arriba de los 40.000 dólares, un valor estrafalario para los estadounidenses que compran autos a gasolina por un cuarto de ese valor.

Según CNBC, el precio promedio de un auto eléctrico en diciembre del 2021 era de 56,437 dólares, hoy seguramente sea incluso más por inflación. Mientras los estadounidenses luchan por pagar un tanque de gasolina, la mayoría no tienen más de US$ 56,000 disponibles para gastar en un auto nuevo.

Buttigieg pertenece a la clase alta de Estados Unidos. Su padre, Joseph Buttigieg, era profesor emérito de la Universidad de Notre Dame (Indiana), donde enseñaba teoría marxista y ayudó a la facultad a traducir todas las obras del pensador comunista italiano Antonio Gramsci. Joseph se codeaba con la clase política, y tenía entre sus amigos al mismo Joe Biden y a Hillary Clinton.

Pete actualmente es uno de los funcionarios con peor imagen del gobierno. No solo se lo considera responsable de la catástrofe en la cadena de suministros por las regulaciones que puso a los camioneros, si no que desapareció por 3 meses cuando adoptó a sus hijos y ahora vuelve con un plan de 5 mil millones de dólares para reemplazar autos baratos por autos caros, cuando la problemática que más aqueja a los norteamericanos no es el medio ambiente si no que los combustibles están por las nubes.

Cuando Biden asumió el galón de diésel cotizaba por debajo de los 4 dólares, y Estados Unidos era independiente en términos energéticos, esto es, su producción le permitía cubrir toda la demanda interna sin tener que comprarle a los saudíes o a Rusia. Hoy, tan solo un año y dos meses después, el galón supera los 6 dólares, y el país ha vuelto a importar combustibles de Medio Oriente.

Algunos demócratas han intentado exonerar a Biden culpando a Rusia del aumento de los precios de la gasolina. “Los precios más altos son un pequeño precio a pagar”, dijo Biden cuando firmó las sanciones a Rusia para castigarla por la invasión.

Pero la realidad es que los precios ya estaban subiendo a pasos agigantados antes del 24 de febrero cuando Rusia invadió Ucrania. Esto se debe a una serie de cosas: Biden reinstituyó varias regulaciones al sector energético que Trump había eliminado, canceló el oleoducto Keystone XL, que permitía transportar a precios irrisorios el petróleo por todo el país, y ordenó la cancelación de decenas de proyectos de fracking que estaban por empezar a operar en 2021.

Biden es responsable tanto de la inflación como de la dependencia del petróleo extranjero de Estados Unidos, y esos son los dos factores que más contribuyen al aumento de los precios de la gasolina. Cualquier intento de su administración de usar esta crisis como un medio para impulsar los puntos de la agenda ecologista merece el repudio de la sociedad norteamericana.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.