Como informó Christina Szalinski en el *New York Times, “la leche de fórmula para bebés es uno de los productos alimenticios más regulados en Estados Unidos”

Como muchos saben, Estados Unidos se enfrenta a una escasez de leche de fórmula para bebés que se ha vuelto bastante grave. Lo que empezó como quejas en Twitter de mensajes de “falta de existencias” en las compras de Amazon se ha convertido en un pánico nacional.

CBS News informa que en los minoristas de todo el país, alrededor del 40% de los productos de fórmula infantil más vendidos estaban agotados a finales de abril, según un análisis de *Datasembly.

“Se trata de una cifra impactante que no se ve en otras categorías”, dijo Ben Reich, director general de Datasembly, a la cadena de noticias.

La historia tuvo la suficiente repercusión como para llamar finalmente la atención de la Casa Blanca.

La secretaria de prensa Jen Psaki dijo que el gobierno está haciendo todo lo posible para enfrentar la escasez, señalando que los fabricantes dicen que están produciendo a plena capacidad después de una retirada de productos por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

“Garantizar la disponibilidad es también una prioridad para la FDA y están trabajando sin descanso para enfrentar cualquier posible escasez”, dijo Psaki.

Psaki no se equivoca al afirmar que la retirada de productos ha agravado la escasez de leche de fórmula para bebés.

Como señaló Eric Boehm en Reason, parte de la escasez se debe a un presunto brote bacteriano en una planta de Abbott en Michigan, que provocó la retirada de tres grandes marcas de leche en polvo. La situación empeoró cuando la planta fue cerrada posteriormente por una inspección de la FDA.

Aun así, se puede sospechar razonablemente de la idea de que una sola contaminación pueda poner en jaque a todo el mercado estadounidense de fórmulas para bebés. Y con razón.

Un examen más detallado de las políticas comerciales y reglamentarias de Estados Unidos revela que el propio gobierno es el principal responsable de la escasez de leche para lactantes.

Puede que pocos se den cuenta, pero la leche de fórmula para bebés es uno de los productos alimenticios más regulados en Estados Unidos. No lo digo yo, sino el New York Times.

Como informó Christina Szalinski en marzo del 2021, “la leche de fórmula para bebés es uno de los productos alimenticios más estrictamente regulados en EE.UU., con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) dictando los nutrientes y vitaminas, y estableciendo normas estrictas sobre cómo se produce, se envasa y se etiqueta la leche de fórmula”.

A pesar de estas regulaciones -más bien, a causa de ellas-, muchos padres estadounidenses compran leche de fórmula europea “no aprobada”, a pesar de que, señala Szalinski, es técnicamente contrario a la ley.

“Hay grandes grupos de Facebook dedicados a las fórmulas europeas, en los que los padres comparten hojas de cálculo y notas detalladas sobre los ingredientes y la comparación de estas fórmulas con sus homólogas estadounidenses”, señala. “Algunos cuidadores afirman que las eligen porque las marcas europeas ofrecen ciertas opciones de fórmulas (como las elaboradas con leche de cabra o de vacas criadas en pastos), que son raras o inexistentes en forma regulada por la FDA en EE.UU. Otros buscan marcas europeas por la percepción de que las fórmulas son de mayor calidad y que la normativa europea sobre fórmulas es más estricta”.

En este mercado negro, resulta que los estadounidenses están dispuestos a pagar mucho dinero por las fórmulas europeas. Szalinski afirma que en un sitio web que vende fórmulas para bebés de la UE, se pueden encontrar importaciones alemanas que cuestan aproximadamente 26 dólares por una caja de 400 gramos, lo que supone el cuádruple del precio de los mejores preparados para bebés de EE.UU. recomendados por el New York Times.

En ocasiones, estas nefastas importaciones del mercado negro han dado lugar a redadas de gran repercusión, como la de abril de 2021, cuando los agentes de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. en Filadelfia se incautaron de 588 cajas de fórmulas para bebés (por valor de 30.000 dólares) que infringían las “normas de seguridad en la importación” de la FDA.

Algunos pueden sostener que la FDA simplemente está manteniendo a los estadounidenses y a sus bebés a salvo -que es sin duda lo que los reguladores quieren que se crea-, pero esto pasa por alto un hecho inconveniente: a pesar de los esfuerzos de la FDA, los estadounidenses están consumiendo grandes cantidades de fórmulas para bebés del mercado negro y los niños están bien.

Sin embargo, la guerra reglamentaria del gobierno contra las importaciones de fórmulas para bebés no es la única forma en que ha contribuido a la escasez. Los aranceles también han desempeñado un papel. Como señaló el académico de Cato, Scott Lincicome, en Twitter, el gobierno estadounidense impone un fuerte gravamen a las fórmulas para bebés (técnicamente un “contingente arancelario”) que asciende al 18%.

Los economistas están de acuerdo en que los aranceles crean distorsiones en el mercado que perjudican a los consumidores nacionales a lo largo del tiempo y hay muchas razones para creer que estos impuestos a las importaciones han dificultado el acceso de los estadounidenses a la leche de fórmula para bebés durante esta escasez (y también han afectado a sus bolsillos).

Si el gobierno de Biden se tomara en serio la cuestión de la leche de fórmula para bebés, se olvidaría de “trabajar a contrarreloj” y simplemente aboliría las políticas y regulaciones proteccionistas que están dificultando la compra de la leche de fórmula.

Algunos pueden sostener que esto daría lugar a más importaciones extranjeras de leche de fórmula para bebés de calidad “cuestionable”, pero es un error creer que los burócratas de Washington, DC (o de cualquier otro lugar, para el caso) tienen la fórmula “adecuada” que cumple con algún estándar universal.

De hecho, como señala Szalinski en su artículo del New York Times, aunque tanto la UE como EE.UU. exigen un montón de las mismas vitaminas y minerales en las fórmulas para bebés, también hay algunas diferencias notables, sobre todo en el contenido de hierro y DHA (un ácido graso omega-3).

Como la UE exige altos niveles de DHA, algo que no se exige en absoluto en EE.UU., casi todos los preparados para bebés estadounidenses no cumplen la norma de la UE.

“Actualmente, la única fórmula estadounidense que cumpliría los requisitos de la UE en materia de DHA es la nueva fórmula infantil Bobbie“, escribe Szalinski. “Como fórmula autodenominada ‘de estilo europeo’, *Bobbie se comercializa como una alternativa regulada por la FDA a las fórmulas europeas”.

Los burócratas de DC sin duda dirán que su fórmula es la correcta y saludable, mientras que los burócratas de la UE casi seguro que sostendrán que tienen la mezcla correcta de ingredientes.

Esto invita a una pregunta importante: ¿quién tiene realmente la mejor fórmula para bebés, la UE o Estados Unidos?

Muchos creen saberlo, pero el economista Thomas Sowell nos recuerda que es una pregunta equivocada.

“La cuestión más básica no es qué es lo mejor, sino quién debe decidir qué es lo mejor”, dice Sowell.

A lo que Sowell quería llegar es a que los consumidores con piel en el juego deben decidir en última instancia qué producto o servicio es el mejor para ellos y los intentos del gobierno de regular esa elección invariablemente hacen más difícil que los consumidores obtengan el mejor producto al mejor precio.

Por eso el economista Ludwig von Mises señaló que los consumidores -y no los políticos, los directores generales o los burócratas- son los verdaderos capitanes del barco económico en un mercado libre.

“Los verdaderos jefes, en el sistema capitalista de economía de mercado, son los consumidores”, escribió Mises en su libro Burocracia. “Ellos, mediante su compra y su abstención de comprar, deciden quién debe poseer el capital y dirigir las plantas. Determinan lo que debe producirse y en qué cantidad y calidad. Sus actitudes se traducen en beneficios o en pérdidas para el empresario”.

La escasez de fórmulas para bebés es el último ejemplo que demuestra que la mayoría de la gente en Washington, DC, necesita abrirse un poco más hacia los conceptos de Mises y dejar de intentar darles “soluciones” a los mercados.

Jon Miltimore – fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.