Redacción BLes- El autor, Simon Black, comparte alternativas para minimizar el impacto negativo del creciente ataque de los gigantes tecnológicos a la libertad de expresión y a la privacidad, a través de la censura arbitraria.

“Hemos visto con exasperación cómo Google, Facebook, Twitter, YouTube, etc. han aplastado sistemáticamente la disidencia intelectual; sus acciones han sido tan habituales que incluso hay un nombre para ello: ‘contraplataformación’ [por la palabra en inglés ‘De-platforming’] escribe Black en su sitio web Sovereign Man el 25 de enero.

Entre la infinidad de atropellos de las grandes redes sociales Black cita: “Facebook censuró más de 22 millones de publicaciones en el segundo trimestre de 2020 por “incitación al odio”. Naturalmente, depende de Facebook definir la incitación al odio y juzgar si se utiliza o no”.

Black también atribuye el inmenso poder que los gigantes tecnológicos ejercen a que les es conferido por los millones de usuarios que confiaron en ellos, al entregarles toda su información, lo que finalmente los lleva a seguir con el espionaje.

Para recuperar libertad en Internet, recomienda varios recursos, entre los que se hallan el uso de una red virtual privada (VPN, por la sigla en inglés), que asigna a los usuarios una ‘dirección de Internet’ o IP diferente a la real, para impedir que los rastreadores sigan a cada persona que la usa. 

Dado que Google es una de las empresas que acusadas de ejercer la censura, Black aconseja utilizar otros motores de búsqueda, entre los que destaca a DuckDuckGo, que no espían a sus usuarios.

También dejar de usar el navegador Chrome porque le envía toda la información a Google.

Entre las alternativas menciona a Brave, cuyo código fuente es de libre acceso, y está configurado para bloquear automáticamente a los rastreadores y a los anunciantes, respetando la privacidad.

Estas medidas se pueden complementar con el cambio de WhatsApp que obliga a todos los usuarios a compartir sus contactos con Facebook, y ambas empresas son propiedad de Mark Zuckerberg, quien se alió con Twitter y Google para ejercer la aplastante censura que agobia a todos los usuarios que no siguen su narrativa izquierdista.

Una opción disponible es Signal, una plataforma de chat digital y mensajería instantánea muy segura y de código abierto. Otra red social importante y segura es SafeChat, que da prioridad a las personas.

Finalmente recomienda cambiar el correo de Gmail, empresa que se enriquece leyendo todos correos y extractando la información con la que conforma el perfil publicitario de cada persona, por lo que dice ser ‘gratuito’, según Black.

Para ilustrar el gran riesgo que implica el desmesurado poder que han alcanzado las grandes compañías tecnológicas y el uso abusivo que hacen de él, el senador estadounidense Ted Cruz (R-TX) advirtió sobre ese peligro.

“Creo que sin lugar a dudas Google es la empresa más peligrosa del planeta”, afirmó el senador el 2 de enero luego de un acto de campaña para las elecciones de segunda vuelta al Senado en Georgia.

“Google es el más peligroso porque es el más grande por lejos. Es el más poderoso por lejos. Controla la gran mayoría de las búsquedas que realiza la gente”, explicó Cruz, quien ha sido uno de los pocos congresistas que se ha animado a criticar abiertamente a la gran tecnológica.

José Hermosa-BLes.com