Dejar que los gobiernos manejen “la narrativa” puede tener consecuencias mortales.

Durante su presidencia, George W. Bush se hizo conocido por sus “Bushismos”, que Wikipedia describe como “declaraciones, frases, pronunciaciones, deslices freudianos, malos usos de las palabras, así como errores semánticos o lingüísticos poco convencionales en el discurso público del ex presidente de los Estados Unidos George W. Bush”.

El miércoles, Bush nos regaló otro “bushismo” y fue uno para los libros de historia.

Mientras pronunciaba un discurso en Dallas, Bush condenó “la decisión de un hombre de lanzar una invasión totalmente injustificada y brutal de Irak… quiero decir de Ucrania”. A continuación, bromeó sobre su metida de pata, diciendo que “Irak también”. De todos modos… tengo 75 años”, provocando las risas del público.

Aunque trató de restarle importancia tomándolo como un momento ligado a la tercera edad, el último “bushismo” de Bush fue más bien un desliz freudiano. Al hablar mal, dijo la verdad.

Después de todo, fue el presidente George W. Bush quien desató la invasión de Irak, que, al igual que la invasión de Ucrania por parte del presidente ruso Vladímir Putin, fue efectivamente “totalmente injustificada y brutal”.

En cuanto a su brutalidad, la guerra de Irak mató a decenas (tal vez incluso cientos) de miles de personas e implicó crímenes de guerra como el uso de la tortura en Abu Ghraib, las masacres de Haditha y de la plaza Nisour, y el uso de fósforo blanco como arma incendiaria en Faluya.

Y, como la mayoría reconoce ahora, la invasión de Irak fue, en efecto, totalmente injustificada.

Como señaló la BBC en su informe sobre la metida de pata de Bush, “el Sr. Bush fue presidente durante la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003 por unas armas de destrucción masiva que nunca se encontraron”.

Nueva muestra del impulso de su administración por lanzar la guerra fue la dramática presentación del Secretario de Estado, Colin Powell, ante el Consejo de Seguridad de la ONU de las supuestas pruebas de que Saddam Hussein estaba desarrollando activamente armas de destrucción masiva.

Más tarde, el presidente Bush interpretó un sketch cómico sobre la imposibilidad de encontrar esas armas de destrucción masiva en la Cena de Corresponsales de la Casa Blanca. Como demostró de nuevo ayer, Bush parece tener una habilidad para jugar a su culpabilidad en una atrocidad para reírse.

Una segunda justificación importante para la guerra de Irak también resultó ser falsa: como señalaba un artículo de 2021 publicado por el Brookings Institution, “la administración Bush engañó a la opinión pública estadounidense haciéndoles creer que Irak estaba relacionado con los ataques del 11 de septiembre…”.

El gobierno norteamericano, con la crucial complicidad de los medios de comunicación establecidos, le mintió a EE.UU. en una guerra brutal e injustificada mediante la propagación de una narrativa falsa que fue aislada de la crítica independiente hasta que fue demasiado tarde. Y no fue ni la primera ni la última vez que eso ocurrió.

Esto es esencial para que los estadounidenses lo tengan en cuenta de cara a las guerras actuales y a la luz de la campaña actual contra la “desinformación”. Los gobiernos y las empresas de medios de comunicación del establishment (incluyendo las grandes empresas tecnológicas) están presionando implacablemente para lograr un control narrativo más centralizado, especialmente en lo que respecta a la guerra.

Véase, por ejemplo, la recientemente anunciada Junta de Gobernanza de la Desinformación del Departamento de Seguridad Nacional, apodada el “Ministerio de la Verdad” por los críticos, cuya respuesta indignada hizo que la administración Biden “pausara” la nueva agencia.

Según AP News, el propósito de la Junta era…

“…monitorear y prepararse para las amenazas de desinformación rusa a medida que se acercan las elecciones de este año y el Kremlin continúa una agresiva campaña de desinformación en torno a la guerra en Ucrania. Rusia ha llevado a cabo en repetidas ocasiones campañas de desinformación dirigidas al público estadounidense para fomentar las divisiones en torno a las elecciones y difundir teorías conspirativas en torno a las vacunas COVID-19 de Estados Unidos”.

Y ayer, Twitter presentó su nueva “medida para la crisis de la desinformación”, que se armonizará con las Naciones Unidas y las principales ONG y se centrará especialmente en la “desinformación” relacionada con los conflictos armados, incluyendo:

  • “Cobertura o información de eventos falsa, o información que caracterice erróneamente las condiciones sobre el terreno a medida que evoluciona un conflicto;
  • Alegaciones falsas sobre el uso de la fuerza, las incursiones en la soberanía territorial o en torno al uso de armas;
  • Alegaciones demostrablemente falsas o engañosas de crímenes de guerra o atrocidades masivas contra poblaciones específicas;
  • Información falsa sobre la respuesta de la comunidad internacional, sanciones, acciones defensivas u operaciones humanitarias”.

El anuncio señala que “esta primera iteración se centra en los conflictos armados internacionales, empezando por la guerra en Ucrania…”.

Contrarrestar la “desinformación” y la “falta de información” puede parecer una política sensata y responsable. Pero, como vimos con la guerra de Irak y en innumerables otros casos, no se puede confiar a los gobiernos y a las empresas de medios de comunicación vinculadas al gobierno el manejo de “la narrativa”, especialmente en lo que respecta a la guerra.

Como dijo recientemente el senador Rand Paul al interrogar al secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, sobre la Junta Gubernamental de Desinformación de su agencia, “no confío en el gobierno para averiguar cuál es la verdad”. El gobierno está difundiendo en gran medida la desinformación”.

Cuanto más se gestione el discurso público de forma centralizada, más fácil será para los gobiernos manipular al público y, sobre todo, volver a mentirnos  para meternos en guerras “brutales e injustificadas”.

El bushismo freudiano del ex presidente puede delatar una conciencia culpable atormentada por los fantasmas de Irak. Hasta cierto punto, todos deberíamos estar atormentados por el sangriento legado de esa guerra. Pero podemos redimir parcialmente esa trágica atrocidad rechazando las medidas que preparen el camino para futuras tragedias.

Este artículo fue adaptado de un número del boletín electrónico FEE Daily. Haz clic aquí para suscribirte y recibir noticias y análisis del libre mercado como éste en tu bandeja de entrada todos los días de la semana.

Dan Sanchez – fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.