La inmigración ilegal registró un récord histórico en el año fiscal 2021 y las detenciones en la última semana demuestran que la crisis no retrocede

«No hay peor ciego que el que no quiere ver», ese es probablemente el dicho que mejor aplica para la política del gobierno estadounidense con respecto a la crisis fronteriza. El récord que marcó año fiscal 2021 podría convertirse en la puerta de entrada para una oleada migratoria aún mayor. Al menos esas parecen ser las señales, ya que nuevamente grandes grupos comienzan a llegar a la frontera, sin contar la caravana de 1300 personas que va en camino a EE. UU., cruzando actualmente el sur de México.

Colombianos y venezolanos formaron parte del grupo de más de 100 personas que el pasado 4 de noviembre fue detenido cerca de Eagle Pass por la Patrulla Fronteriza. «Estamos monitoreando esta tendencia, ya que la escalada de aprehensiones es similar a la situación que enfrentamos en Del Rio», informó el cuerpo policial. Allí había varios niños y una mujer de 75 años.

Funcionarios citados por Breitbart informaron que el número de migrantes que cruza cerca de Eagle Pass aumentó significativamente la semana anterior. Las detenciones durante esos último siete días fue de 3500 personas. Otras zonas también siguen registrando cruces ilegales.

El mismo portal difundió fotos de migrantes bajo el puente de Texas que en septiembre cobró fama mundial por alojar en un solo fin de semana a 15000 personas, la mayoría haitianos. Es una crisis fronteriza que parece no detenerse y que a corto o mediano plazo podría afectar a EE. UU. económica y socialmente. De allí la preocupación de expertos y congresistas republicanos.

Caravana rumbo a EEUU

Las imágenes en las publicaciones anteriores son de miles de personas rumbo a EE. UU. que en el camino incluso se han enfrentado con autoridades mexicanas. Un reporte de EFE mencionó que el grupo ha avanzado casi 330 kilómetros desde su arranque en Tapachula (Chiapas). Sin embargo, el número ha disminuido considerablemente desde su inicio cuando se calculaban alrededor de 4000 personas. El improvisado viaje y las altas temperaturas provocan que muchos desistan.

Un migrante cubano murió luego de que la Guardia Nacional de México abriera fuego contra una camioneta que transportaba migrantes debido a que el vehículo trató de evitar un puesto de control de inmigración. Según la Guardia, el camión había intentado embestir a una patrulla, reseñó The Associated Press.

La tensión está lejos de desaparecer. El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador tildó el tiroteo como «injustificado», pero funcionarios militares también han sido agredidos. Mientras tanto, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó que 800 migrantes de la caravana habían regularizado su situación en el país. Según otros medios, la mayoría son centroamericanos y haitianos.

Esa ha sido la estrategia, mantener a los migrantes en el sur, lejos de la frontera con EE. UU., y permitirles solicitar asilo en México. No obstante, un gran grupo de ellos continúa avanzando.

Una situación «bastante grave»

En paralelo, la ciudadanía está mostrando preocupación por la crisis fronteriza. El 49 % de los encuestados por el Centro de Estudios Políticos Estadounidenses de Harvard y The Harris Poll aseguró que la inmigración ilegal para el país es «bastante grave».

Cuando el presidente Joe Biden y la vicepresidente Kamala Harris estaban en campaña, prometieron un enfoque más «humano» de la migración ilegal. Pero los encuestados no perciben dicho enfoque. Por el contrario, 54 % cree que el mandatario solo está creando «una frontera abierta». La brecha se amplió cuando se les consultó si los detenidos debían ser devueltos a México o ser liberados en EE. UU. con citación en la corte. El 71 % se decantó por la primera opción.

Por su parte, el foco de la Administración demócrata está puesto en atender las «causas fundamentales» en países de Centroamérica. Por ello anunció un plan de cinco años y 300 millones de dólares para organizaciones locales en El Salvador, Guatemala y Honduras. Pero nada se sabe de medidas concretas para afrontar la crisis que se desborda en la frontera.

Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.