La CEO de la compañía, Jane Fraser, aseguró en una carta a accionistas que a partir de abril empezarán a cubrir los costos de vuelos y alojamiento para quienes quieran viajar a Nueva York a abortar.

Desde que la Corte Suprema quedó compuesta por 6 conservadores y solo 3 progresistas, gracias a la gestión de Donald Trump para nominar a la jueza Amy Coney Barrett antes de dejar el gobierno, varios estados están pasando leyes para prohibir o limitar el aborto.

En Estados Unidos no existe una ley federal que legalice el aborto, pero está despenalizado desde 1973 gracias al fallo Roe v. Wade de la Corte Suprema. Sin embargo, si un nuevo caso llega al despacho de los jueces del máximo tribunal y la actual composición vota en contra de la jurispudencia de 1973, el aborto podría quedar penalizado nuevamente.

Sabiendo que existe esta posibilidad, la Legislatura de Texas aprobó en 2021 una ley para penalizar el aborto a partir de que se registra el primer latido del corazón, generalmente alrededor de las 6 semanas.

Los demócratas llevaron a la justicia esta ley diciendo que iba en contra de Roe v. Wade, pero la ahora conservadora Corte Suprema falló rápidamente bloqueando el pedido, y la ley hoy está vigente. De todos modos, en junio la Corte Suprema deberá votar sobre la despenalización del aborto en términos más generales.

Mientras tanto, las mega-empresas de Estados Unidos salieron a repudiar la decisión de la Legislatura de Texas. La más vocal fue Citigroup, multinacional que brinda servicios financieros, que anunció que va a pagarle los viajes a sus empleadas que quieran practicar un aborto en otros estados donde todavía sea legal.

“En respuesta a los cambios en las leyes de atención de la salud reproductiva en ciertos estados de los EE.UU., a partir de este 2022 brindaremos beneficios de viaje para facilitar el acceso a los recursos adecuados”, escribió el banco en un documento donde citaba una reunión de accionistas para el 26 de abril. 

A partir de abril, la empresa cubrirá los gastos, como pasajes aéreos y alojamiento, en los que puedan incurrir las empleadas en lugares como Texas si se ven obligadas a viajar para someterse a un aborto, según expresaron en el documento. En Texas solamente, Citigroup tiene 8.500 empleados, y casi 4.000 son mujeres.

Esta decisión, si bien se la tiñe de un asqueroso color político, en realidad tiene un trasfondo económico. En los últimos años, a medida que toman más y más empleadas mujeres para llegar al 50% de su personal como dictan las normas de género auto-inducidas, muchas de estas mega-compañías empezaron a promover los abortos entre sus trabajadoras para reducir los costos de las licencias por maternidad.

Es una simple ecuación: es más barato para la empresa costear un aborto que 12 semanas de licencia de maternidad, que es lo que la Ley de Licencias Familiares y Médicas establece. Incluso, como estamos viendo, hasta les conviene económicamente pagarle también el vuelo y el alojamiento.

Citigroup además tiene una feroz política en contra de la maternidad. En sus cursos intraempresariales, según reveló Fox News, les dicen a las empleadas que no tengan hijos, y lo justifican con absurdas teorías de género, como que no tienen que ser conformistas con el rol de madres que les ha dado la sociedad patriarcal.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.