Simulacros de fuego real alrededor de la nación insular y reclamos al embajador estadounidense marcan el inicio del empeoramiento de las relaciones entre los gobiernos de Joe Biden y Xi Jinping por la visita de la congresista demócrata, quien resaltó el apoyo a “la vibrante democracia de Taiwán.

Los rumores respecto a la visita a Taiwán de Nancy Pelosi, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, finalmente se concretaron. China no tardó en expresar su molestia con varias decisiones, como la de iniciar «acciones militares selectivas» alrededor de la nación insular. Y si bien la tensión no ha escalado, EE. UU. anunció que está «preparado» para la repuesta del régimen comunista.

¿Qué mensaje envía la líder de los demócratas en el Congreso? Por un lado, Pelosi parece haber tomado la decisión correcta al no ceder ante las amenazas de Pekín. De esta manera no solo desafió al régimen chino sino que ratificó el compromiso de la primera potencia mundial con la defensa de las libertades y la democracia. Por otro, este episodio podría ser la excusa perfecta para el avance de las agresiones chinas contra Taiwán, lo que elevará inevitablemente la tensión con Washington. Así lo interpretó el expresidente Donald Trump, quien reprochó: «Por qué la loca Nancy Pelosi está en Taiwán. Siempre causando problemas».

La Casa Blanca procuró mantenerse al margen con declaraciones que fueron de ambiguas a tibias previo a la visita. Frente a las reacciones de China tras el aterrizaje del avión estadounidense en Taipéi, el Ejecutivo señaló que están «en línea» con lo que EE. UU. esperaba.

Por su parte, Pelosi expuso los motivos de su decisión en su cuenta de Twitter y en un extenso artículo de opinión publicado en The Washington Post. «La visita de nuestra delegación honra el compromiso inquebrantable de Estados Unidos de apoyar la vibrante democracia de Taiwán», escribió la líder del Congreso horas después de que la Casa Blanca asegurara que «no apoya la independencia de Taiwán», dicho por el coordinador de Comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

De manera que el escenario cambió en muy poco tiempo, con Pekín ejecutando nuevas acciones que avizoran cómo serán las relaciones de ambas potencias de cara a las próximas semanas.

Convocaron al embajador de EEUU en Pekín

Nicholas Burns, representante de EE. UU. en China, fue convocado por el régimen comunista. Y para no dejar espacio a dudas sobre el motivo, el viceministro de Exteriores, Xie Feng, dijo que tanto Washington como Pelosi han «jugado con fuego» al viajar a Taiwán. El objetivo de convocar al embajador es presentarle una serie de «solemnes y fuertes protestas» por lo que ocurrió, según la Televisión Central de China (CCTV), citada por Europa Press. También exigen a Pelosi que enmiende su «error» y deje de provocar lo que llaman «conflictos».

Dispararán misiles alrededor de Taiwán

Este es quizás el anuncio más relevante de la lista. China ejecutará ejercicios militares con «municiones reales» en seis puntos alrededor de Taiwán. La agencia Xinhua, al servicio del Partido Comunista Chino (PCCh), detalló que incluirán «simulacros de fuego real de largo alcance» en el estrecho de Formosa y «pruebas de misiles convencionales en las aguas de la costa este de la isla».

Pero antes de anunciar estos ejercicios militares que amenazan con violar la soberanía de la República de China (denominación oficial de Taiwán), aviones de caza de Pekín ya habían sobrevolado las aguas que dividen a ambas naciones asiáticas.

Suspensión de exportadores taiwaneses

Antes de concretarse la visita de Nancy Pelosi a Taiwán, el régimen chino prohibió la entrada de productos de 35 exportadores taiwaneses, de acuerdo con un reporte de Reuters. «Me enteré de la prohibición antes de salir del trabajo anoche», declaró a la agencia de noticias un gerente comercial de uno de los productores. No hubo comentarios de la Administración General de Aduanas de China. Pero el gesto significa que China está dispuesta a reprimir a su vecino por todos los flancos posibles.

Reacciones de la economía

Hubo varias reacciones en el mundo de las finanzas, comenzando porque Wall Street cerró en rojo por las fuertes tensiones entre EE. UU. y China. Un escenario similar padecieron la bolsa de París (Francia) y la Bolsa de Fráncfort (Alemania)

Por otra parte, el oro alcanzó su nivel más alto en aproximadamente un mes. Esto último se explica porque la visita de Nancy Pelosi a Taiwán, «es un factor de apoyo adicional para el oro» ya que se considera la reserva más segura en tiempos de incertidumbre.

La respuesta de Rusia

Ya que China es posiblemente su mayor aliado internacional, el Kremlin decidió fijar posición. «Vemos la visita como una clara provocación en línea con la agresiva política de EE. UU. para contener multilateralmente a China», expresó en un comunicado la portavoz de Exteriores.

Es una intromisión tan clara como aquella que hizo el gobierno de Putin el año pasado en América Latina cuando se desató un agudo conflicto entre grupos narcoguerrilleros en la frontera entre Venezuela y Colombia. Este vez, según Rusia, «la parte china está en su derecho de adoptar las medidas necesarias para la defensa de su soberanía».

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.