Redacción BLes – Hay mucho en juego ahora con la promesa de Biden de cerrar la prisión de Guantánamo en Cuba, creada tras los atentados terroristas del 11-S.

La reciente y rápida toma de posesión de Afganistán por parte de los talibanes, debido a la controvertida visión del presidente Joe Biden sobre la retirada de las tropas estadounidenses del país, podría significar que los antiguos presos de Guantánamo vuelvan a su antigua senda de matar y aterrorizar.

Según The New York Post, las agencias de inteligencia del presidente Joe Biden habían intentado advertirle de los peligros de seguir liberando a los sospechosos de terrorismo de la prisión de Guantánamo. Pero, en cambio, dijeron que uno de cada tres de ellos probablemente volvería a su antigua ruta de quitar la vida a otros.

“Sobre la base de las tendencias identificadas durante los últimos 17 años, evaluamos que algunos detenidos actualmente en Guantánamo tratarán de volver a participar en actividades terroristas o insurgentes después de ser transferidos”, reveló un reciente informe de inteligencia de Estados Unidos, según el medio.

El informe desclasificado de la Oficina de Inteligencia Nacional, fechado en diciembre de 2020, reveló que 229 de los 729 reclusos liberados de Guantánamo habían vuelto a realizar operaciones terroristas, incluyendo la ejecución y la planificación de atentados, así como el reclutamiento y la financiación de terroristas.

Eso suponía una tasa de reincidencia del 31%, señalaron los medios de comunicación, que indicaron que el porcentaje sería sustancialmente mayor si la inteligencia estadounidense incluyera los comentarios o la propaganda contra Estados Unidos en su definición de “actividades terroristas”.

Resulta preocupante que sólo el 44% de los 229 terroristas reanudados hayan muerto o hayan sido detenidos de nuevo, mientras que el resto sigue fuera, continuando su cruel persecución.

Aunque el número exacto era clasificado, al menos 12 de los detenidos de Guantánamo liberados habían organizado ataques contra las fuerzas estadounidenses en Afganistán, matando aproximadamente a media docena de militares y civiles estadounidenses.

El New York Post dijo que los expertos en contraterrorismo esperaban que más ex reclusos de Guantánamo se unieran a los talibanes y a otros grupos terroristas en Afganistán ahora que el grupo insurgente ha tomado rápidamente el control del país.

De forma alarmante, Estados Unidos ha liberado a más de 200 detenidos afganos de Guantánamo. Y muchos prisioneros terroristas de alto potencial pudieron conseguir fácilmente su liberación en las audiencias de libertad condicional soltando relatos de dolor de que sus familiares en casa los necesitaban.

Uno de los combatientes talibanes presentes en el palacio presidencial de Kabul el pasado domingo era, de hecho, un antiguo recluso de Guantánamo. Estados Unidos le devolvió la libertad a Afganistán después de que se comprometiera a volver para estar con su padre enfermo y llevar el negocio familiar.

Mientras tanto, Biden decidió anular la decisión ejecutiva del presidente Trump de mantener abierto Guantánamo poco después de asumir el cargo, y ahora está haciendo cola para trasladar a los convictos fuera de la cárcel con el objetivo de vaciarla y cerrarla.

Tanto el gobierno de Biden como el de Obama aprobaron la libertad condicional de los reclusos de alta peligrosidad de Guantánamo con la condición de que los países musulmanes que los custodien garanticen su proceso de rehabilitación.

Sin embargo, no hay ninguna garantía de que las condiciones de traslado desempeñen el papel disuasorio que se supone.

También le recomendamos: El PLAN de Trump y el FRACASO de Biden en Afganistán

[videolayer link=”https://video2.bles.com/el-plan-de-trump-y-el-fracaso-de-biden-en-afganistan_10a582b03.html”]

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Aunque la aplicación de las condiciones de traslado probablemente ha disuadido a muchos ex detenidos de volver a participar, algunos detenidos decididos a volver a participar lo han hecho y lo harán independientemente de cualquier condición de traslado”, decía el informe.

El documento añadía que la mayoría de los detenidos mantendrían regularmente sus conexiones entre sí, con las familias de otros ex detenidos y con miembros de organizaciones terroristas.

Los republicanos y los expertos en antiterrorismo han criticado la medida de Biden de cerrar Guantánamo, una prisión de alta seguridad que garantizaría el tratamiento adecuado de los sospechosos de terrorismo.

Para cerrar la prisión, muchos terroristas de alto potencial tendrían que ser reubicados en países con un historial inadecuado de rehabilitación y seguimiento de estos violentos yihadistas.

Según el medio, algunos podrían ser enviados de vuelta a Yemen, un lugar demasiado inestable para retenerlos, mientras que otros podrían ser mantenidos en prisiones estadounidenses que no ofrecen el mismo nivel de seguridad que Guantánamo.

En el caso de personas peligrosas como el presunto arquitecto del 11-S, Khalid Sheikh Mohammed, si se le trasladara a Estados Unidos y se le juzgara allí, sólo disfrutaría de los mismos derechos que los residentes estadounidenses. Las consecuencias serían un auténtico caos.

Según Reuters, los partidarios de cerrar la prisión gestionada por Estados Unidos habían señalado los duros métodos de interrogatorio que se asemejan a la tortura en el centro.

Sin embargo, teniendo en cuenta que las prisas de Biden por retirar a los militares estadounidenses de Afganistán han provocado un desastre y un caos, quizás debería ser el momento de revisar también su decisión sobre la prisión de Guantánamo.

Laura Enrione – BLes.com