Redacción BLesLa cuarta persona acusada de robar secretos comerciales de la farmacéutica británica, GlaxoSmithKline (GSK, por la sigla en inglés), para una empresa financiada por el régimen comunista chino aceptó su culpabilidad, de acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Se trata de Lucy Xi, de 44 años, quien se declaró culpable del robo para beneficiar a la farmacéutica china, Renopharma, que recibió apoyo financiero y subvenciones del Partido Comunista de China (PCCh), informó el Fiscal del Distrito Este de Pensilvania, EE. UU., el 3 de enero. 

Lucy en asociación con los también acusados Yu Xue, Tao Li y Yan Mei, su esposo, crearon Renopharma, con sede en Nanjing, provincia de Jiangsu, China, supuestamente para investigar y desarrollar medicamentos contra el cáncer, pero en realidad se utilizó para recopilar los secretos robados a GSK. 

Ya desde enero de 2015, Lucy Xi empezó a enviar documentos con información confidencial extraídos de GSK a Yan Mei. Ellos contenían un resumen de la investigación sobre anticuerpos monoclonales.

Lucy Xi le enfatizó a su esposo: “Tienes que entenderlo muy bien. Te ayudará en tu futuro negocio [Renopharma]”. En el turbio envío de información también se involucraron Yu Xue, Tao Li.

No obstante, el FBI intervino desde el 5 de enero de 2016, cuando detuvo a Li y encontró en su ordenador varios documentos de GSK con información confidencial y de secreto comercial que había recibido de Xue.

Dos años más tarde,  Xue se declaró culpable el 31 de agosto de 2018. Por su parte, “El Dr. Li robó ilegalmente secretos comerciales para beneficiarse a sí mismo y a su empresa, que fue financiada por el gobierno chino”, expresó el fiscal federal William M. McSwain.

Y agregó: “El alma de empresas como GSK es su propiedad intelectual, y cuando esa propiedad es robada y transferida a un país extranjero, amenaza miles de puestos de trabajo aquí en Estados Unidos”.  

Asimismo, manifestó: “No solo es un delito grave, sino que es literalmente una forma de guerra económica contra los intereses estadounidenses.  Este comportamiento criminal debe ser perseguido con todo el peso de la ley”.

Por otro lado, el PCCh ha sido continuamente acusado y hallado culpable de robos de propiedad intelectual, de secretos industriales y de datos personales en Estados Unidos, a través de sus agentes y otras personas sobornadas.

En junio un jurado federal en Cincinnati, Ohio condenó a Yanjun Xu, un espía del Ministerio de Seguridad del PCCH, por cometer espionaje económico e intentar robar secretos comerciales de la aviación de EE. UU. atrayendo a expertos de la industria a China, acorde a lo que reportó el Ministerio de Justicia estadounidense.

Asimismo, el 4 de agosto, durante una audiencia del Comité Selecto de Inteligencia del Senado, el exasesor de seguridad nacional de la administración Trump, Matthew Pottinger, alertó del peligro que representa el PCCh para el pueblo estadounidense.

En esa ocasión habló sobre la cantidad de datos de cada norteamericano que está en poder del régimen chino y señaló que con esa información puede construir un expediente de cada persona, ya que mediante la tecnología robó datos personales como para llevar a cabo una operación de vigilancia de escala mundial.

También manifestó que el gobierno chino llevó la usual práctica leninista de recopilación de expedientes sobre personas, a un nivel nunca antes visto, gracias a las redes sociales y el 5G y que el material recopilado está siendo utilizado para “para influir, atacar e intimidar, recompensar, chantajear, adular, humillar y, en última instancia, dividir y conquistar”.

Y agregó que el PCCh tiene datos recopilados de los niños y que son “un blanco justo según las reglas de guerra política de Pekín”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.