Redacción BLes – El avance del régimen chino en el Ártico plantea una creciente preocupación en Estados Unidos ya que podría representar una seria amenaza en la región.

Para el Año Fiscal 2020, el presidente Donald Trump dio la directiva de examinar y supervisar “las actividades militares chinas en el Ártico, así como la inversión extranjera directa china en el Ártico”.

“La administración en Washington tiene razón al preocuparse por el creciente interés de China en la región polar del norte”, destaca al respecto el Dr. Lawrence A. Franklin, quien fue oficial de la oficina de Irán del Secretario de Defensa Donald Rumsfeld.

El avance del régimen chino

Hace dos años, Beijing publicó un Libro Blanco en el que esbozaba su política ártica, que incluye la creación de una “Ruta de la Seda Polar”.

La Armada china tiene en la zona dos buques de investigación para romper el hielo polar. El Xuelong y el Xuelong II son los encargados de ejecutar la 36ª expedición científica del régimen en las aguas de la Antártida. Asimismo, las tripulaciones ayudarán a completar la quinta estación científica antártica de China para la recolección de datos y el establecimiento de despliegues submarinos bajo el hielo.

El Ministerio de Defensa y el Consejo de Estado de China ya han expresado su intención de llevar a cabo un sólido programa marítimo, incluyendo una misión de “Libertad de Navegación” en el Mar de Bering, prevista para este año.

Si estas políticas se aplican plenamente, representarán un desafío para Estados Unidos y Rusia por la primacía en la región, señala el Dr. Franklin en una columna publicada en el sitio web del Gatestone Institute.

“La investigación civil podría respaldar una presencia militar china fortalecida en el Océano Ártico, que podría incluir el despliegue de submarinos en la región como elemento disuasorio contra los ataques nucleares”, señaló el Pentágono en marzo del año pasado.

Qué busca

Debajo de los glaciares del Ártico se encuentran grandes cantidades de carbón y gas natural.

Pero en realidad Bejing busca encontrar depósitos de ‘materiales de tierras raras’, como el praseodimio, el itrio y el lantano. Estos se utilizan en láseres, imanes, semiconductores, vidrios especiales, cerámica y baterías nucleares.

El Dr. Franklin afirma que en realidad China ya controla la minería y la extracción de la mayoría de los ‘materiales de tierras raras’ del mundo e inclusive podría estar en conversaciones con Afganistán, ya que en el país islámico se encuentra uno de los grandes depósitos de estos materiales, de acuerdo a un reporte de NBC.

El papel de Groenlandia

‘Los materiales de tierras raras’ también se hallan debajo del hielo de Groenlandia y es por eso que Washington y Beijing se encuentran en una creciente disputa por tener una mayor influencia en la isla.

Siguiendo su plan de invertir en proyectos que sirvan a los intereses del régimen comunista, Beijing ha tratado de cerrar importantes contratos para construir infraestructura en el lugar: aeropuertos, puertos, carreteras y ferrocarriles, lo que le permitiría facilitar el transporte de estos materiales, una vez escavados, a China.

Según el análisis del Dr. Franklin, quien trabajó en el Pentágono durante la administración de George W. Bush, el avance de Beijing en Groenlandia podría representar, además, una amenaza estratégica para Canadá y un riesgo latente para la base aérea estadounidense en Thule.

De hecho, según un informe del Pentágono, aliados europeos, como Dinamarca, han expresado su preocupación por las propuestas chinas para establecer una estación de investigación y una estación terrestre satelital en Groenlandia.

En este marco es que Washington, comandado por el presidente Trump, le ofreció a Copenhague financiar la construcción de los aeropuertos en la isla danesa. Propuesta que fue bien recibida por el país europeo, que es miembro de la OTAN.

La extensión china

Otras de las regiones que se encuentran en disputa son las Islas Feroe, un archipiélago autónomo de 18 islas danesas ubicadas entre Noruega e Islandia.

Beijing ha prometido aumentar sus importaciones de pescado a cambio de que los isleños permitan la instalación de una red inalámbrica 5G suministrada por la polémica empresa Huawei.

Paralelamente, Washington está intentando bloquear el uso de los equipos de Huawei en las islas debido a que la empresa tecnológica ha sido acusada de suministrarle datos al régimen comunista chino.

“Es una amenaza a la seguridad nacional”, declaró al respecto el presidente Trump meses atrás luego de que el Departamento de Comercio estadounidense pusiera a la empresa de telecomunicaciones en una lista negra.

En este marco, el Dr. Franklin destaca que si bien China recién comienza su expedición por el Ártico, su eventual alianza con Rusia -un gran conocedor de la zona- podría representar una seria amenaza a Estados Unidos en la región.

“Si Moscú trabaja en tándem con Beijing, China podría emerger rápidamente como un potente competidor por la influencia en el Ártico. Esperemos que Washington sea capaz de evitar que esto suceda”, concluye el especialista.

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds