Redacción BLesEn medio de una ola de violencia histórica en Chicago, la ciudad padece un éxodo sin precedentes de policías, reduciendo considerablemente los oficiales disponibles para atender la creciente demanda de inseguridad. Según reportes policiales, por cada policía en la ciudad habría por lo menos 10 pandilleros. 

A nivel nacional continúan las presiones de los grupos de los sectores de izquierda para retirar fondos de los departamentos de policía al mismo tiempo que se evidencia un aumento considerable de la delincuencia en las principales ciudades, entre ellas, Chicago es una de las más afectadas. 

En este contexto, el número de policías de la ciudad de Chicago que se han retirado en lo que va del año 2021 ya superó todas las jubilaciones de 2018 y está en camino de ser el número más alto en la historia del departamento, asegura Fox News.

Acorde a lo reportado en las últimas cifras de la junta de pensiones de la policía, se indica que, de enero a junio de 2021, 363 agentes dejaron el Departamento de Policía de Chicago y se espera que al menos otros 56 se jubilen en julio.

“…Creo que tenemos uno de los números de jubilados más altos en la historia de la ciudad”, dijo el Concejal Ray López

El departamento, que tiene aproximadamente 13.000 oficiales juramentados, tuvo 560 jubilaciones en todo 2020, 475 en 2019 y 339 en 2018.

Según lo reportado por López a medios locales, el departamento de policía no ha realizado suficientes esfuerzos para aumentar el reclutamiento de nuevos oficiales y así compensar el aumento de retiros. El accionar pasivo del departamento de policía responde a las políticas impuestas por la alcaldesa demócrata Lori Lightfoot, quien ha logrado desmoralizar a los oficiales y ahuyentar a posibles reclutas con una fuerte retórica anti-policial.

“Muchos de nuestros oficiales no están optando por dejar la aplicación de la ley como profesión, pero se jubilan temprano para ir a otros departamentos porque no se sienten apreciados y respetados en su ciudad natal de Chicago”, aseguró el concejal.

El presidente Joe Biden se reunió el lunes en la Casa Blanca con líderes urbanos, incluido Eric Adams, uno de los posibles candidatos para ser el próximo alcalde de la ciudad de Nueva York, con el objetivo de abordar el aumento de los tiroteos.

Le recomendamos: Nuevas Revelaciones | Hugo CHÁVEZ quizás NO MURIÓ como se cree

Ad will display in 09 seconds

Biden prometió apoyar los esfuerzos en el terreno para combatir el crimen, pero no anunció ningún tipo de plan ni acción concreta para cumplir con su prometido.

Después de la reunión, el superintendente de la policía de Chicago, David Brown, tuiteó: “Necesitamos un sentido de urgencia en este momento para que podamos salvar vidas y las graves consecuencias para quienes conducen la violencia con armas de fuego en nuestras ciudades”. 

La problemática que sufre Chicago hoy respecto al aumento de jubilaciones en las fuerzas de seguridad que no logran ser reemplazados por nuevo personal, es un fenómeno que se está trasladando también a otras grandes ciudades de los Estados Unidos, como es el caso de Nueva York.

El Chicago Sun-Times informó que en Nueva York, 2.500 policías se retiraron el año pasado, casi el doble que en 2019, en un departamento que tiene alrededor de 34.500 oficiales uniformados.

Las estadísticas federales muestran aumentos significativos en las tasas de asesinatos en todo el país, aunque los picos de delincuencia están concentrados en ciudades como Chicago, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Washington, DC, curiosamente, todas ciudades gobernadas por demócratas que llevan adelante fuertes políticas izquierdistas que promueven los desfinanciamientos policiales, la liberación anticipada de delincuentes y la legalización del consumo de drogas. 

Andrés Vacca – BLes.com