Redacción BLes- Al mismo tiempo que en Chicago se detectó un aumento del 50% de homicidios respecto al mismo período del año anterior, sorprende la decisión de jueces al liberar a cientos de detenidos bajo el sistema de monitoreo electrónico acusados de asesinato, robo o posesión ilegal de armas.

Según un informe del Chicago Sun Times, el número de acusados ​​criminales liberados bajo fianza y a los que se les ordenó usar brazaletes de monitoreo electrónico se ha disparado este año en el condado de Cook, incluidas más de 1.000 personas acusadas de asesinato, robo o posesión ilegal de armas.

Los jueces en Chicago han ordenado que una gran cantidad de acusados penales sean colocados en un programa de monitoreo electrónico en lugar de ir a la cárcel. Ésta medida fue profundamente criticada por los funcionarios policiales, quienes no dudan que ésta sea la causa del aumento sustancial de hechos delictivos del último tiempo. 

Mientras que miembros de la justicia, como la fiscal estatal del condado de Cook, Kim Foxx, rechazan la afirmación del departamento de policía de que las personas libres bajo fianza son responsables del aumento de los delitos violentos en Chicago.

El superintendente de la Policía de Chicago, David Brown, dijo después de un sangriento fin de semana del Día de la Independencia  durante el cual dos niños, de 7 y 14 años, murieron: “Mi esperanza es que la muerte de estos jóvenes no sea en vano y conmueva los corazones de quienes toman las decisiones que liberan a los delincuentes violentos en el monitoreo electrónico en estas mismas comunidades”, según reportó el Chicago Sun Times.

Sus deseos no se cumplieron, las libertades condicionales a presos peligrosos continuaron y los casos de violencia siguen en aumento.

El Departamento de Policía le dio al Chicago Sun Times varios ejemplos de acusados ​​de delitos violentos que cometieron más delitos mientras estaban sujetos a monitoreo electrónico.

Uno de ellos es Chrishawn Thomas, de 18 años, acusado de robar a una conductora en marzo a punta de pistola. Se le concedió una fianza de 500 dólares y se lo puso bajo control electrónico. Semanas más tarde, la Oficina del Sheriff del condado de Cook recibió una alerta de “ausencia no autorizada” relacionada con Thomas.

Horas más tarde, presuntamente le disparó a un oficial de policía de Chicago fuera de servicio durante un intento de robo. El oficial respondió al fuego y golpeó a Thomas en las piernas. Thomas fue arrestado y está detenido sin derecho a fianza.

Según informó Fox News, el juez principal del condado de Cook, Timothy Evans, dijo que los jueces “debenequilibrar el derecho del acusado a ser considerado inocente con cualquier evidencia de que el acusado representaría una amenaza real y presente para la seguridad física de cualquier persona”.

Sin embargo, atendiendo a los reclamos de reducir costos en el sistema policial y carcelario, sumado al pretexto de la peligrosidad de transmisión del virus del PCCh en las cárceles, el número de personas liberadas y bajo vigilancia ha aumentado considerablemente para permitir la reducción de la población carcelaria.

Más de 3.330 personas, solo en el condado de Cook, están siendo monitoreadas por vía electrónica, lo que representa un aumento de casi el 50% respecto al año pasado, según el Times.

El martes, la oficina del alguacil anunció desde un comunicado en su página oficial, que pasará del sistema de radiofrecuencia a las pulseras de GPS. Se espera que a partir de octubre ya estarán disponibles. Las nuevas pulseras permitirán enviar mensajes a la persona, utilizar vibraciones, tontos y llamadas de voz para comunicarse con la persona que utiliza el brazalete.

Andrés Vacca – BLes.com