Redacción BLes– La semana pasada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron un informe que revelaba más información sobre otros efectos secundarios preocupantes observados en las vacunas de ARNm para el virus PCCh, o coronavirus. Además de los peligrosos coágulos sanguíneos, se ha puesto de manifiesto la inflamación del corazón.

Se dice que los síntomas relacionados con el corazón parecen ser más comunes entre las personas de 16 a 24 años de edad de lo que se pensaba, según una presentación para la reunión con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) el 10 de junio, titulada Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados.

Los CDC confirmaron que hasta el 31 de mayo, cientos de informes de miocarditis o pericarditis, que significa músculo cardíaco inflamado o su revestimiento circundante, fueron experimentados por adultos jóvenes que tomaron las vacunas de ARNm contra el virus PCCh. Los casos se observaron predominantemente en pacientes varones.

Doscientos dieciséis casos se produjeron después de la primera inyección, y 573 casos se produjeron después de la segunda dosis. Al parecer, los síntomas surgen alrededor de cuatro días después de la vacunación y remiten dos o tres días más tarde por término medio.

Esta proporción duplica lo que los expertos preveían anteriormente, admitió el CDC. Se pensaba que los casos eran sólo de 10 a 102. Sin embargo, la agencia sigue considerando que las estadísticas no son alarmantes, calificando la probabilidad de tal reacción como rara e insignificante en comparación con el número total de estadounidenses vacunados.

Le recomendamos: ¿PREDICCIÓN O PLAN? En 2010, la fundación Rockefeller habló de una PANDEMIA, EXPONE diputado holandés

Ad will display in 09 seconds

Aunque la inflamación del corazón haría que la mayoría de los pacientes acabaran hospitalizados, los CDC dijeron que el 81% de ellos se han recuperado totalmente de ella, y sólo tres personas seguían en cuidados intensivos a finales de mayo, y otras 15 aún no habían sido dadas de alta.

Durante la reunión de la FDA, uno de los miembros del comité expresó su preocupación por los casos de inflamación del corazón entre receptores jóvenes, especialmente cuando se estaban considerando vacunas para niños de tan sólo seis meses.

“Creo que es poco probable, pero no lo sabemos”, dijo el doctor Cody Meissner, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Tufts. “Así que, antes de empezar a vacunar a millones de adolescentes y niños, es muy importante averiguar cuáles son las consecuencias”.

Dado que la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech para adolescentes fue autorizada por la FDA el mes pasado, esta nueva revelación de los posibles efectos adversos que las dosis podrían causar a los adultos ciertamente plantearía algunas preguntas. Sin embargo, el director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA, el Dr. Peter Marks, dijo que los informes no proporcionaban datos suficientes para ninguna conclusión absoluta.

“Todavía no sabemos si esto está realmente relacionado con la vacuna”, dijo según la CNBC, y añadió que la mayoría de los pacientes sufrirían reacciones “muy leves”, que en general sólo durarían dos días.

A pesar de ello, si se tiene en cuenta el último informe del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) del 11 de junio, los datos no podrían ofrecer mucha confianza en las vacunas.

Las muertes desde diciembre del año pasado ascienden a 5.888 casos entre los 329.021 informes de impacto en la salud física debido a las vacunas COVID-19. Según Health Impact News, esto ha superado el número total de muertes por vacunas que el VAERS ha registrado en 29 años. Antes de la llegada del virus PCC, hubo 5.862 casos entre 1992 y 2020.

El sistema está abierto a informes públicos, lo que significa que los datos que presenta sólo pueden servir para que los expertos estimen las tendencias y no pueden utilizarse para atestiguar la situación real. Sin embargo, las cifras siguen transmitiendo algunos mensajes sobre las vacunas experimentales que podrían disuadir a la gente de jugársela.

Laura Enrione – BLes.com