Redacción BLes– Casi 90 generales y almirantes retirados firmaron una carta exigiendo que el Secretario de Defensa (SECDEF) Lloyd Austin y el Jefe del Estado Mayor Conjunto (CJCS) Mark Milley dimitan inmediatamente de sus cargos en la administración Biden. Bajo su dirección se produjeron los “acontecimientos que rodean la desastrosa retirada de Afganistán”.

La carta se hizo pública el mismo día en que el Pentágono informó de que el último vuelo del aeropuerto de Kabul había despegado hacia los cielos, poniendo fin a la guerra de dos décadas, informó The Blaze.

“¿Qué debería haber sucedido al conocer el plan del Comandante en Jefe (el Presidente Biden) de retirar rápidamente nuestras fuerzas y cerrar la importante base de proyección de poder de Bagram, sin contar con planes y fuerzas adecuadas para llevar a cabo toda la operación de forma ordenada?”, escribieron. “Como principales asesores militares del CINC/Presidente, el SECDEF y el CJCS deberían haber recomendado en contra de esta peligrosa retirada en los términos más firmes posibles”.

“Si no hicieron todo lo que estaba a su alcance para detener la precipitada retirada, deberían dimitir. A la inversa, si hicieron todo lo que estaba a su alcance para persuadir al CINC/Presidente de que no saliera precipitadamente del país sin garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos y de los afganos leales a Estados Unidos, entonces deberían haber dimitido en señal de protesta como cuestión de conciencia y declaración pública”, continuaron. “Las consecuencias de este desastre son enormes y repercutirán durante décadas, empezando por la seguridad de los estadounidenses y afganos que no pueden desplazarse con seguridad a los puntos de evacuación; por lo tanto, son rehenes de facto de los talibanes en este momento.”

Según el Daily Wire, los líderes militares retirados reprendieron a la administración de Biden por permitir que los afganos sean asesinados y torturados, afirmando que esto “ya ha comenzado y resultará en una tragedia humana de grandes proporciones.”

“La pérdida de miles de millones de dólares en equipos y suministros militares avanzados que caen en manos de nuestros enemigos es catastrófica”, continuaron. “El daño a la reputación de Estados Unidos es indescriptible. Ahora se nos ve, y se nos verá durante muchos años, como un socio poco fiable en cualquier acuerdo u operación multinacional. La confianza en Estados Unidos está irremediablemente dañada”.

Los generales y almirantes advirtieron que los adversarios de Estados Unidos se verán más favorecidos que nunca debido a la debilidad de la administración Biden. “China es la que más se beneficia, seguida de Rusia, Pakistán, Irán, Corea del Norte y otros”, dijeron. “Los terroristas de todo el mundo están envalentonados y pueden pasar libremente a nuestro país a través de nuestra frontera abierta con México”.

“Además de estas razones operativas militares para las renuncias, hay razones de liderazgo, entrenamiento y moral para las renuncias”, continuaron. “En entrevistas, testimonios en el Congreso y declaraciones públicas ha quedado claro que los altos mandos de nuestras fuerzas armadas están poniendo un énfasis obligatorio en el entrenamiento relacionado con la “wokeness” del PC, que es extremadamente divisivo y perjudicial para la cohesión de la unidad, la preparación y la capacidad de lucha en la guerra. Nuestro ejército existe para luchar y ganar las guerras de nuestra nación y ese debe ser el único objetivo de nuestros principales líderes militares”.

Según los 86 ex oficiales militares, un “principio fundamental en las fuerzas armadas es hacer que los que están a cargo sean responsables y rindan cuentas de sus acciones o inacciones”, lo que significa que Milley y Austin deben renunciar por “esta trágica y evitable debacle”.

El presidente Joe Biden también publicó una declaración el lunes 30 de agosto, en la que citaba las promesas de los talibanes de proporcionar un “paso seguro” a los cientos de estadounidenses atrapados en Afganistán. Mientras tanto, los talibanes se atribuyeron el triunfo tras apoderarse de material y vehículos militares estadounidenses por valor de miles de millones de dólares.

Oliver Cook – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.