Redacción BLes– El subsecretario interino del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., Ken Cuccinelli, advirtió que los miles de inmigrantes que vienen desde Centroamérica implican un grave riesgo sanitario para los estadounidenses.

“Son una absoluta placa de Petri humana para la transmisión de un virus demostrablemente muy transmisible, y entonces tenemos que preocuparnos por esta nueva cepa ahora”, señaló Cuccinelli en el programa “Hannity” de Fox News el 18 de enero.

El funcionario observó que las condiciones en las que realizan la larga travesía hasta la frontera con México, no les permite a los inmigrantes las condiciones de prevención y tratamiento adecuadas contra el virus PCCh (Partido Comunista de China).

Asimismo, Cuccinelli estima que la oleada de inmigrantes será mucho mayor de la que se hubiera imaginado, en caso de que se impongan las facilidades prometidas por la campaña del candidato demócrata presidencial, Joe Biden.

Como una medida de control frente a esta amenaza de propagación adicional del virus PCCh en el país, y los demás riesgos de la inmigración incontrolada, el presidente estadounidense, Donald Trump, extendió la emergencia fronteriza hasta el 22 de febrero.

Se calcula que alrededor de 9.000 personas estarían avanzando hacia el norte, desde Centroamérica, donde un grupo de cientos de personas rompió la resistencia que opusieron los agentes fronterizos, según el video aportado por el reportero Drew Hernández el 16 de enero.

La administración Trump logró regular el flujo incontrolable de indocumentados que constantemente cruzaba la frontera entre México y Estados Unidos, propiciando una serie de delitos que hicieron que se declarara una emergencia nacional.

La construcción de cientos de kilómetros de muro fronterizo y un convenio con el gobierno mexicano fueron parte de las medidas, que detuvieron en gran medida la inmigración de personas no autorizadas al país.

El presidente Trump visitó la frontera con ocasión de la terminación de 750 kilómetros de muro, y resumió los logros del control fronterizo el 12 de enero.

Por un lado informó que el ingreso ilegal de inmigrantes descendió entre el 80% y el 90% por el Valle del Río Grande y por Yuma, Arizona.

También dijo: “Nos enfrentamos a los cárteles, a los coyotes y a los intereses especiales y restauramos el estado de derecho”, de acuerdo con el informe de la Casa Blanca.

Entre los logros del control fronterizo están “la incautación de más de 900 toneladas de fentanilo, heroína, metanfetamina y otros narcóticos mortales, salvando miles y miles de vidas”. 

Asimismo el arresto de “casi 500.000 extranjeros ilegales con antecedentes penales, algunos con antecedentes penales muy graves del tipo que usted ni quisiera saber, como el asesinato”, expresó Trump.

También señaló: “Eliminamos casi 20.000 miembros de pandillas de los Estados Unidos, incluyendo 4.500 miembros de la MS-13 – probablemente la peor pandilla de todas”.

Refiriéndose a esta promesa cumplida sobre el control fronterizo, Trump reportó haber “logrado la frontera sur más segura en la historia de los Estados Unidos”.

José Hermosa-BLes.com