Redacción BLesVarios grupos progresistas promocionarán el proyecto de infraestructura del presidente estadounidense, Joe Biden, durante las próximas semanas, para lo cual cuentan con alrededor de 100 millones de dólares.

Son más de mil las acciones proyectadas que incluyen anuncios televisivos y digitales, que pretenden obtener los votos de los legisladores para aprobar los presupuestos necesarios, además de convencer a los ciudadanos de la popularidad de los programas progresistas a realizar, según ABC del 2 de agosto. 

Junto con la publicidad directa, los principales representantes de Biden programaron una gran cantidad de viajes a las sedes de los congresistas para asegurar la aprobación del plan de infraestructuras por 3,5 billones de dólares y del llamado plan de infraestructura humana por un billón de dólares.  

Aunque ya el Senado votó a favor del proyecto de ley de infraestructuras, ambos proyectos de ley se someterán a debate y a nuevas votaciones en las semanas siguientes al receso del Congreso.

“Vamos a utilizar el receso de agosto para aprovechar (el apoyo al plan del presidente) lanzando un impulso masivo en todos los rincones del país”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Mike Gwin.

Entre los altos funcionarios que participarán en la campaña publicitaria está la vicepresidenta Kamala Harris y su marido, Doug Emhoff, asimismo, 14 secretarios del Gabinete que viajarán a por lo menos 26 ciudades en 13 estados, según la Casa Blanca. 

Se espera que recién hacia el final de las actividades actúe Biden, quien se retirará a su casa en Delaware mientras tanto. 

Los proyectos de infraestructura son polémicos para varios senadores republicanos, como Rick Scott, de Florida, y Ted Cruz, de Texas, quienes criticaron el precio global y dijeron que no apoyarían el proyecto de ley. 

Le recomendamos: La INQUIETANTE VERDAD DETRÁS de las INUNDACIONES en China

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Entre los críticos del plan se encuentra la senadora republicana Marsha Blackburn, quien condenó el plan de Biden, señalando lo poco que se gasta del presupuesto en infraestructuras y advirtiendo al mismo tiempo que su aplicación es un “caballo de Troya para la izquierda radical”.

“Ni siquiera el seis por ciento del enorme proyecto de ley de ‘infraestructuras’ de 2 billones de dólares del presidente Joe Biden se utilizaría para construir carreteras y puentes”, afirmó Blackburn en un comunicado.  

Además, advirtió que “el plan de Biden incluye la mayor subida de impuestos en casi tres décadas, pero por supuesto, las élites costeras verán reducidos sus impuestos”.

Y agregó: “Despojará a los estadounidenses de su derecho al trabajo obligándoles a unirse a los sindicatos respaldados por los demócratas. Este plan de ‘infraestructuras’ es otro caballo de Troya para la izquierda radical”.

Adicionalmente, aunque uno de los argumentos que fundamenta el plan de infraestructura de los demócratas es la supuesta protección del medio ambiente, para algunos críticos eso no será posible. 

En este sentido se pronunció la investigadora principal del Mercatus Center, Veronique de Rugy, quien sostiene que el plan provocaría más contaminación porque empujaría la actividad económica hacia al extranjero, a países más pobres con normas de control más bajas.

“El aumento de los impuestos sobre la renta, además de los numerosos y costosos mandatos laborales y medioambientales del proyecto de ley, aumentaría los costos de producción en Estados Unidos”, escribió de Rugby.

Y agregó: “Eso desplazaría la producción de muchos productos a otros países que tienen tipos impositivos más competitivos y costos de producción más bajos, pero también, a menudo, normas medioambientales cuestionables”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.