En un ataque de locura, los demócratas en California se olvidaron que su partido dice defender a los pobres y ahora quieren prohibir los autos con motores de combustión.

La Junta de Recursos del Aire de California, una agencia estatal encargada de regular las emisiones de contaminantes, votará este jueves por la tarde una propuesta del gobernador Gavin Newsom para prohibir la venta de autos que utilicen cualquier tipo de hidrocarburo, como gasolina, nafta o gasoil a partir del año 2035.

Si bien la medida todavía no fue aprobada, el líder de la junta Daniel Sperling confirmó públicamente que la propuesta cuenta con el respaldo unánime de los miembros por lo que “no hay dudas que será aprobada”. Y agregó: “Denlo por hecho, a partir del 2035 se termina la gasolina en el Estado de California“.

La idea es que la transición además sea gradual hasta llegar a cero emisiones. La medida contempla que a partir del 2026, se requerirá que el 35% de los autos, SUV y camionetas vendidas en California sean vehículos de cero emisiones. Esa cuota aumentará cada año, y se espera que alcance el 51% de todas las ventas de automóviles nuevos en 2028, el 68% en 2030 y el 100% en 2035.

No se explicó todavía cómo se asignarán esas cuotas, y no hay dudas que habrá una fuerte pelea de los lobistas de las empresas de automóviles por conseguir ser quienes continúan vendiendo los extremadamente rentables vehículos de combustión por máximo tiempo posible.

En un principio, las reglas no afectarán las ventas de vehículos usados ​​y permitirían que esos vehículos permanezcan en las calles del estado. Sin embargo, el propio Sperling anticipó que en el futuro la Junta “seguro votará” por un plan de transición para que todos los autos en circulación sean eléctricos.

Esto también implica que los autos usados que todavía tengan motores de combustión atravesarán un fuerte incremento en su precio, ya que se convertirán en uno de los bienes más escasos de California. Si la tecnología de motores 100% eléctricos no reduce sus costos en la próxima década, la demanda de autos de gasolina a precios relativamente baratos no bajará ni un poco.

California tiene una población bajo la línea de la pobreza del 13%, y según estimaciones del propio gobierno, este numero podría llegar al 20% en la próxima década si el estado no se recupera de la crisis económica que está atravesando.

Los sucesivos gobiernos demócratas desde la salida del poder de Arnold Schwarzenegger en 2011 han empobrecido al estado de una manera sin precedentes. Las imposibles regulaciones que han decretado los gobernadores Jerry Brown y Gavin Newsom han espantado a las empresas que más personas empleaban.

Solamente desde 2020 se han ido Tesla, Oracle, HP, Norton, Palantir, Grupo CBRE, Tanium, Nexen, Hyperion, Chevron y otras 30 empresas de más de 100 empleados. Además, se han ido unas 1.000 empresas de menos de 100 empleados.

Los autos eléctricos hasta la fecha y seguramente por las próximas décadas son un lujo de las clases más altas de los países más desarrollados. No existe ningún plan económico sustentable que tenga en mente una total eliminación de vehículos de gasolina en el corto o mediano plazo que no ponga la parte más difícil de la transición en la espalda de las clases más bajas, que perderán acceso a bienes tan fundamentales en esta era como lo es un auto.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.