En un intento desesperado por reducir la demanda de combustible y de energía eléctrica, el gobierno de Gavin Newsom pagará a las personas por no usar autos.

En medio de la peor crisis energética de la historia de California, los funcionarios demócratas ya no saben qué hacer para reducir el consumo de energía del estado sin comprometer sus objetivos climáticos para el año.

Es por eso que este viernes, la Legislatura de California aprobó un proyecto de ley que otorgará un crédito fiscal de 1.000 dólares por mes a los residentes que no posean automóviles, de ningún tipo, ni a combustión ni eléctricos.

Con menos autos convencionales en circulación, el gobierno demócrata espera reducir la demanda de combustible y provocar una caída en los precios en la estación de servicio, a meses de las elecciones de medio término.

Además, con menos autos eléctricos, California espera poder reducir la demanda eléctrica del estado, lo cual permitirá sacarle un problema a las empresas generadoras de energía que este verano estuvieron al borde de la quiebra y el gobernador Gavin Newsom incluso tuvo que anunciar un plan de ahorro de energía para evitar apagones forzados.

De todos modos, analistas anticipan que el beneficio no es tan significativo como para provocar un cambio sustancial en la cantidad de autos por persona en el estado. Originalmente, la ley iba a otorgar un crédito por 2.500 dólares, e incluso le daría esa cantidad de dinero en mano a las personas que por sus bajos ingresos no pagaran impuestos.

Pero por presión de los republicanos y de algunos demócratas más moderados en la Legislatura, Newsom tuvo que ceder y la ley aprobada solo otorga descuentos impositivos de hasta 1.000 dólares por no tener un vehículo.

Además, hubo un grupo de demócratas de extrema izquierda que se opusieron a la iniciativa si el gobernador no garantizaba un presupuesto mayor para el transporte público, justificando que las personas usan autos porque muchas veces las distancias que deben transitar para ir a trabajar no las cubre el sistema de colectivos en el estado.

“Desprecio absolutamente la cultura dependiente del automóvil de los EE.UU., pero ¿cómo es exactamente que darle dinero a la gente va a solucionar este problema? Nuestros sistemas de transporte público actuales no son lo suficientemente buenos para respaldar una transición completa que nos aleje de la dependencia del automóvil“, dijo uno de los legisladores demócratas que no respaldaron el proyecto original.

“Eso más el hecho de que la gente viaja desde tan lejos debido a los precios de la vivienda significa que solo darle a la gente US$ 1.000, US$ 2.500 o cualquier otra cantidad de dinero no haría mucho para sacar los autos de la carretera. Por favor, explíquenme si me equivoco, pero prefiero que tomen ese dinero y lo inviertan en un mejor transporte público en lugar de simplemente arrojárselo a la gente y esperar que dejen de conducir por alguna razón“, concluyó.

Fuente: derechadiario.com.ar

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.