Redacción BLesEl viernes el estado de California introdujo un registro digital para los residentes que están vacunados contra el coronavirus de Wuhan, mediante el cual reciben un código QR y una copia digital de su registro de vacuna para acceder a negocios o eventos que requieren la prueba de que recibieron la vacuna, según reportó AP. 

California, el primer estado de Estados Unidos en implementar un cierre por coronavirus, el pasado martes 15 de junio, marcó el comienzo de lo que se anunció como la “Gran Reapertura” del estado. 

Justo a tiempo para el verano, California quiere enviar el mensaje de que la vida allí se acerca mucho más a la ‘normalidad’, eliminando los mandatos de las mascarillas, el distanciamiento social y límites de capacidad en restaurantes, bares, supermercados, gimnasios, estadios, y otros lugares, pero eso sí, solo para los vacunados, los no vacunados no corren con igual suerte.  

Según aseguraron las autoridades, el pase digital incluye la misma información que las tarjetas en papel emitidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).  

La epidemióloga estatal, Dra. Erica Pan, dijo a los periodistas que le consultaron, “Lo más probable es que alguien extravíe su tarjeta CDC de papel, y un registro digital de la vacuna COVID-19 proporciona una copia de seguridad conveniente”. 

Le recomendamos: ¿El ASALTO al CAPITOLIO fue ORQUESTADO por el FBI?

Ad will display in 09 seconds

Según informó también AP, las empresas pueden elegir entre hacer que el uso de la mascarilla sea opcional, exigir que todos la lleven o utilizar un sistema de verificación de vacunas.  

Para este último caso, las empresas mediante un escáner QR, usando una aplicación que se espera que se lance este mes, tendrán acceso a la información del certificado de vacunación del residente, es decir, su nombre, fecha de nacimiento y detalles de vacunación, según lo que dijo Amy Tong, directora del departamento de tecnología del estado. 

Con casi 20 millones de personas completamente vacunadas en California la prueba de vacunación ya es solicitada obligatoriamente en algunas circunstancias, como es el caso de los viajes.  

La verificación de la vacuna ha sido un tema muy polémico en muchas comunidades de Estados Unidos, así es que varios de ellos han prohibido los pasaportes de vacunas requeridos por el estado y algunos, incluido Texas, también prohibieron a las empresas exigir vacunas.

Los funcionarios de California dijeron que la herramienta digital no es obligatoria y se abstuvieron de usar la palabra pasaporte, que se ha convertido en un término controversial.  

Pero muchos de los residentes que no quieren vacunarse en general debido a la desconfianza que les genera la vacuna experimental, y los diversos efectos adversos que mostraron y que están siendo cada vez más numerosos, temen que se quiera imponer su obligatoriedad más tarde o más temprano y están mostrando su disgusto.  

Sin ir más lejos en el condado de Orange, la oposición de la comunidad a la implementación del registro de vacunas hizo que los funcionarios dieran marcha atrás a la idea. 

Varios republicanos se han opuesto al pasaporte de vacunas porque consideran que están socavando todas las libertades y derechos de los ciudadanos

El senador republicano Ted Cruz fue uno de ellos, quien a finales de mayo anunció un proyecto de ley para  prohibir cualquier pasaporte federal de vacunas, asegurando que a su juicio, nadie debe ser obligado a vacunarse, que debería ser una elección personal. 

Cruz no es el primer republicano que se opone al pasaporte de vacunas. El gobernador de Arizona, Doug Ducey, a inicios de abril informó que firmó una Orden Ejecutiva que prohíbe el uso de pasaportes de vacuna en el estado. Medidas similares tomaron Greg Abbott, gobernador de Texas, y Ron DeSantis, gobernador de Florida. 

De Santis explicó en su orden ejecutiva, “Florida busca asegurar que todo floridano que desee una vacuna contra la COVID-19 pueda obtenerla, pero dichas vacunas no serán obligatorias. Ninguna vacuna COVID-19 es obligatoria por ley. Los registros individuales de vacunación COVID-19 son información de salud privada que no debe ser compartida por una legislación”.

Vanesa Catanzaro – BLes.com