Redacción BLesLa sorpresiva toma de Kabul por parte de las milicias musulmanas talibanes dotó a su ejército de una cantidad de material de guerra aún no especificado, pero funcionarios del Departamento de Defensa de Estados Unidos hicieron aproximaciones.

Organismos de inteligencia calculan que el botín podría contener más de 2.000 vehículos blindados, 40 aeronaves de diversas especificaciones y drones militares ScanEagle, de acuerdo con Reuters del 19 de agosto.

Entre los vehículos militares blindados están los llamados Humvee multi-propósito 4×4, poderosos helicópteros UH-60 Black Hawks, helicópteros de ataque de reconocimiento, equipos de comunicación, y  enormes cantidades de armas.

“Todo lo que no ha sido destruido es ahora de los talibanes”, comentó un funcionario que prefirió mantener el anonimato, al referirse al material y equipo de guerra abandonados por el ejército afgano, suministrados por EE. UU. 

Entre los años 2002 y 2017, Estados Unidos dotó al ejército afgano de suministros de defensa avaluados en unos 28.000 millones de dólares, informó Reuters. 

Asimismo, entre el 2003 y el 2016, aportó 208 aeronaves, según la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de Estados Unidos (GAO, por la sigla en inglés).

Además de  600.000 armas de fuego de largo alcance para la infantería, como fusiles, 162.000 equipos de comunicaciones y 16.000 gafas de visión nocturna.

Luego del desastre, los especialistas y estrategas se preocupan por el destino que pueda tomar la gran cantidad de equipo bélico en manos de los talibanes. 

Las conjeturas contemplan que podría pasar a manos de los enemigos de EE. UU., quienes tomarían ventaja, bien sea Rusia o el Partido Comunista de China (PCCh). 

En el mismo panorama se encuentran los grupos terroristas como Al-Qaeda e ISIS, y por supuesto, los talibanes que ya las poseen. 

Por su parte, el representante Michael McCaul, el principal republicano del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, expresó el riesgo que implica ese armamento, en un correo electrónico.

“Ya hemos visto a combatientes talibanes armados con armas de fabricación estadounidense que han arrebatado a las fuerzas afganas. Esto supone una importante amenaza para Estados Unidos y nuestros aliados”, dijo.

Le recomendamos: Exempleada de Pfizer CONFIRMA la existencia de GRAFENO en las VACUNAS contra el virus pcch

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El impactante avance de los talibanes sobre Kabul, la capital afgana, ha causado muchas críticas desde diversos sectores, y en cuanto a los equipos de guerra 25 republicanos del Senado exigieron al secretario de Defensa, Lloyd Austin, más información.

“Es inconcebible que equipos militares de alta tecnología pagados por los contribuyentes estadounidenses hayan caído en manos de los talibanes y sus aliados terroristas”, decía la carta enviada desde el Senado. 

Y agregaba: “Asegurar los activos estadounidenses debería haber sido una de las principales prioridades del Departamento de Defensa de Estados Unidos antes de anunciar la retirada de Afganistán”.

“La administración Biden-Harris no ha dado cuenta del equipo estadounidense que está en manos de los talibanes”, dijo por su parte el miembro del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, el 18 de agosto.

Ante el deterioro de la imágen de Estados Unidos por estos hechos, el exsecretario de Estado, Mike Pompeo sentenció lo que a su juicio era el modo más viable de solventar este problema: “Deberíamos presionarlos, deberíamos infligirles costes y dolor”.

Y manifestó en uno de sus tuits: “Esta Administración suplicó. Se disculpó. No proyectó la fuerza estadounidense. Los talibanes se dieron cuenta de que estaban débiles y les atravesaron un camión”.

José Hermosa – BLes.com