Grupos estudiantiles amenazan con marchar si el gobierno no envía la ley al Congreso en agosto. La había prometido para los primeros 6 meses de gobierno, y después la postergó a mayo. Ahora, dice que la enviará en agosto.

El presidente Joe Biden dijo este lunes que postergaría el envío de la ley para perdonar los préstamos estudiantiles para agosto, una propuesta que había prometido cumplir este mes de mayo.

Según la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psakiel equipo técnico del gobierno todavía no pudo ponerse de acuerdo sobre el monto de la deuda de préstamos estudiantiles que se perdonaría, si el total de los préstamos o solo un porcentaje.

Cabe aclarar que el perdón a las deudas estudiantiles había sido la principal propuesta de campaña de Biden, y había sido el punto principal que logró el apoyo de muchos votantes estudiantiles que venían de apoyar a Bernie Sanders en las primarias.

En la campaña había prometido valores contradictorios. A veces decía que perdonaría la totalidad de las deudas, en otros eventos diría que solo perdonaría hasta unos US$ 10.000 y otras veces decía hasta US$ 50.000. 

Cabe aclarar que la condonación de estas deudas generaría una fuerte presión sobre las finanzas de los principales bancos del país. Pero más que nada, sobre la Reserva Federal, ya que los préstamos que abarcaría la ley son los préstamos federales que otorgó Obama poniendo al banco central como garante de última instancia.

Los republicanos cuestionan que la deuda se transferiría de los estudiantes que sacaron el préstamo y gozaron del servicio (ir a la Universidad) a millones de contribuyentes que no sacaron ningún préstamo y tal vez nunca ni siquiera pudieron ir a la facultad.

En los últimos días le preguntaron a Biden sobre la cancelación de las deudas, y después de balbucear un rato, contestó: “Estoy considerando tratar con alguna reducción de la deuda. No estoy considerando una reducción de la deuda de US$ 50.000”.

En total hay unos 43 millones de estadounidenses pagando deuda estudiantil, por un monto total de 1,6 billones (12 ceros) de dólares, el 10% del PBI total del país.

Si Biden condonara hasta US$ 10.000 de todas las deudas, el medio CNBC calcula que esto tendrá un costo para la Reserva Federal de US$ 321.000 millones; si condona hasta US$ 50.000, el Tesoro deberá pedirle US$ 900.000 millones al banco central para pagar las deudas.

Esto tendría un impacto brutal sobre la inflación a largo plazo, ya que supondría una enorme inyección de dinero en la economía, que ya está en rojo después de la pandemia y más de un año de derroche fiscal por parte del gobierno demócrata.

Si el Congreso no aprueba la cancelación de deudas, Biden no descarta aprobar el perdón por decretoDesde el gobierno están desesperados por aprobarlo antes de las elecciones de fin de año, donde los estadounidenses deberán ir a las urnas para votar por legisladores y gobernadores en todo el país.

Las encuestas predicen un feo resultado para los demócratas en noviembre, y el Partido Republicano estaría en camino de recuperar tanto la Cámara de Diputados como el Senado.

Desde la Casa Blanca no tienen dudas que la única esperanza de mantenerse competitivos en las elecciones de medio término de este año es pasar la cancelación de deudas antes de la votación, y respaldarse en el apoyo estudiantil para no perder tanto terreno en los comicios.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.