Redacción BLes– Luego de arruinar decenas de miles de empleos en la industria energética, el presidente Joe Biden desviará 30.000 millones de dólares destinados a los agricultores por el expresidente, Donald Trump, para orientarlos hacia el polémico programa del cambio climático. 

En su proyecto, Biden crea un “banco de carbono” que compensará a los agricultores que cultiven siguiendo las llamadas “prácticas agrícolas sostenibles” que se supone que ayudarán a “capturar carbono en el suelo”, escribió la autora Cristina Laila el 2 de febrero. 

Trump dedicó esos fondos para compensar a los agricultores que resultaron afectados por las restricciones comerciales que resultaron de su campaña para imponer aranceles al régimen comunista chino por la competencia desleal que Beijing llevó a cabo durante años.

Los 30.000 millones de dólares se asignarían a los usuarios a través del programa de Pago de Facilitación del Mercado (MFP, por sus siglas en inglés).

Pero Biden da prioridad a las teorías del cambio climático, por lo que también se adhirió de nuevo al Acuerdo de París, del que Trump se separó en el 2017 argumentando que implican un daño para la economía del país, y además se basan en teorías cuestionadas por la comunidad científica.

En cuanto a las campañas por el calentamiento global, para el astrofísico Willie Soon “todo es cuestión de agitar las manos de emoción y de mandar a los niños a protestar. No tiene nada que ver con la ciencia”, según Daily Signal. 

Al parecer, la propaganda acerca de la próxima destrucción de la Tierra obedece a las intenciones de quienes impulsan la teoría del cambio climático, entre ellos la ONU, es un intento por obtener más poder sobre las personas.

Así se infiere de lo dicho por el profesor de climatología David Legates: “Los gobiernos quieren mantener el control… El dióxido de carbono se convierte en esa molécula por la que [ellos] pueden tomar el control de las vidas”.

Para Trump, una de las prioridades era el bienestar económico de los estadounidenses, teniendo cuidado también del medio ambiente y de las consecuencias ecológicas, y en este campo también obtuvo grandes logros

“El cumplimiento de los términos del Acuerdo de París y las onerosas restricciones energéticas que ha impuesto a Estados Unidos podría costarle a este país hasta 2.7 millones de puestos de trabajo perdidos para el 2025, según National Economic Research Associates”, explicó Trump al anunciar su retiro de esos tratados. 

Y agregó: “Esto incluye 440.000 empleos menos en la manufactura – no es lo que necesitamos – créanme, no es lo que necesitamos – incluyendo empleos en el sector automovilístico, y la ulterior aniquilación de las industrias estadounidenses vitales de las que dependen innumerables comunidades”.

José Hermosa-BLes.com