Redacción BLesEl programa que implementaría la administración Biden para aumentar los ingresos federales mediante un aumento de impuestos directos a las personas y hogares de mayores ingresos, según trascendió, perjudicaría en mayor medida a las parejas casadas, lo que sería un claro atentado a la tradición, al matrimonio y a la familia. 

Ante la política de elevado gasto público llevada a cabo en los pocos meses de gobierno del presidente Joe Biden y sus intenciones de continuar por el mismo camino, la administración no tiene otra salida que elevar la carga fiscal de los contribuyentes para lograr un equilibrio en las finanzas federales. 

En este sentido, el presidente ha intentado dejar claro todo el tiempo que las familias que ganan hasta 400.000 dólares anuales no serían objetivo de aumento de impuestos, pero no estaba claro si habría un umbral de ingresos más bajo para los contribuyentes individuales.

La semana pasada, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, le dijo a Blake Burman de FOX Business, en conferencia de prensa, que el umbral también sería de 400.000 dólares para los contribuyentes individuales. Psaki volvió a dar la misma respuesta cuando un reportero le pidió una aclaración al respecto el lunes, reportó Fox News.

Esta medida implica que dos personas que ganen apenas un poco más que la mitad de los 400 mil estipulados, pero estén unidos en matrimonio y por tanto declaren una ganancia conjunta mayor a los 400 mil, se verían afectados por el aumento de impuestos. 

Le recomendamos:

En pocas palabras, para las políticas impositivas de la administración Biden, convendría siempre ser soltero y no casado. 

“Es una desventaja significativa para las parejas casadas”, dijo a FOX Business Timothy McGrath, socio gerente de la firma de asesoría de inversiones Riverpoint Wealth Management. “Es una sanción matrimonial”, aseguró el experto en tributos fiscales.

Lo que haría que esta disposición fuera significativa, señaló McGrath, es que el umbral de ingresos propuesto tiene el potencial de afectar a muchos hogares.

“Dos personas pueden ganar poco menos de 400.000 y no estar en el nivel impositivo superior”, explicó McGrath. Sin embargo, dos personas que ganan 200.000, que presentan una declaración conjunta, sí lo serían.

La Casa Blanca indicó que el presidente está abierto a negociar sus propuestas tributarias como parte de una discusión más amplia en el Congreso sobre el modo de financiar su propuesta de gasto público.

“Estoy segura de que si hay propuestas diferentes a las suyas (Biden) en términos de lo que cubrirán, tendremos esa discusión”, dijo Psaki en conferencia de prensa el lunes. Cabe destacar que la mayoría demócrata en el congreso limita absolutamente este tipo de diálogos y discusiones.

Además de aumentar los impuestos sobre la renta de las personas y los hogares más ricos, la administración ha planteado un aumento de la tasa impositiva corporativa del 21% al 28%.

El presidente Joe Biden está planeando el primer aumento importante de impuestos federales desde 1993, acorralado por el aumento del gasto público y pensando en el programa económico a largo plazo diseñado como seguimiento de su polémico proyecto de ley de ayuda pandémica de 1,9 billones de dólares, según informaron personas familiarizadas con el asunto.

Andrés Vacca – BLes.com