Redacción BLes – El 16 de enero pasado, la administración Biden anuló sin notificar a la prensa una propuesta realizada por el expresidente Trump que apuntaba a monitorear la actividad de las instituciones educativas estadounidenses con los Institutos Confucio, usados por el Partido Comunista Chino (PCCh) para esparcir propaganda e infiltrar espías en los Estados Unidos.

El 31 de diciembre el expresidente Donald Trump, firmó una propuesta para “establecer el requisito de que las escuelas certificadas por el Programa de Estudiantes y Visitantes de Intercambio divulguen los acuerdos con los Institutos y Aulas Confucio”, con la cual pretendía monitorear las actividades de las instituciones educativas con los programas culturales del PCCh.

Los Institutos Confucio dependen del ministerio de educación chino y muchos de sus directores son miembros del Partido Comunista Chino, cuya principal agenda es difundir una imagen positiva del régimen chino como también la ideología comunista a los estudiantes americanos.

El secretario de estado Mike Pompeo, anunció el 13 de agosto de 2020 que los Institutos Confucio eran declarados “misiones extranjeras” un atributo otorgado a las organizaciones que responden a gobiernos extranjeros.

“Hoy el Departamento de Estado ha designado el centro estadounidense del Instituto Confucio como misión extranjera de la RPC, reconociéndolo como lo que es: una entidad controlada por la RPC que promueve la propaganda global de Beijing y la campaña de influencia maligna en los campus estadounidenses y en las aulas de educación infantil”.

Le recomendamos:

La anulación de la propuesta de Trump, permitirá que el PCCh continúe adoctrinando a los estudiantes estadounidenses y presente una imagen positiva de su régimen, aun cuando a puertas cerradas persigue, tortura y mata a sus propios ciudadanos.

El representante republicanos líder minoritario del Congreso, Kevin McCarthy, reaccionó a la noticia en su cuenta de Twitter.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes