Redacción BLes – El presidente Biden ofreció aportar 4.000 millones de dólares a países centroamericanos, implicados con el narcotráfico, mientras muchos estadounidenses continúan esperando el cheque de ayuda por el impacto del virus PCCh (Partido Comunista de China) aprobado en diciembre, dando la impresión de confundir las prioridades.

Fue el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador quien comunicó el 23 de enero del ofrecimiento que hizo Biden a Guatemala, Honduras y Salvador con la pretensión de evitar las oleadas de inmigrantes ilegales que suelen partir de esos países, según Fox News del 25 de enero.

No obstante, no parece coherente la política de Biden con respecto a la inmigración ilegal, dado que anunció que durante su mandato no se seguiría con la construcción del muro fronterizo con México, que presentó excelentes resultados para controlar los daños causados por el ingreso de este tipo de personas.

Junto con los cientos de miles de personas indocumentadas, que no cumplen con los requisitos de las leyes de inmigración de Estados Unidos, entraban asesinos como los de la pandilla M-13, toneladas de drogas y traficantes de personas.

Biden también ordenó a los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por la sigla en inglés) liberar a todos los inmigrantes ilegales bajo custodia, hace dos días.

Le recomendamos:

Entre los 14.195 detenidos se encuentran cerca de 10.000 delincuentes convictos o con cargos penales pendientes.

De este modo vuelven a plantearse las amenazas de los criminales que ingresan ilegalmente al país, y que terminan con la vida de los estadounidenses, directa o indirectamente, tras violaciones o asaltos o por efectos de las drogas que los enviciaron hasta morir.

Por otro lado, la administración Biden aún tiene pendiente la entrega de muchos de los cheques que el Congreso aprobó por valor de 600 dólares, para los ciudadanos afectados por las pérdidas económicas de los cierres generados por el virus PCCh.

Dentro del proceso de entrega de los cheques, luego de que se registra el nombre de las personas en los listados correspondientes, es posible que pasen de tres a cuatro semanas mientras se elaboran y son transportados por los servicios de correos hasta el domicilio de cada uno de los beneficiarios. 

En diciembre el Congreso aprobó un presupuesto de 900.000 millones de dólares para distribuir entre los ciudadanos, no obstante algunos critican que también se entregan ayudas a personas con ingresos superiores a los 500.000 dólares al año, quienes no los necesitan.

Luego de que el expresidente, Donald Trump, trabajara para que el valor del cheque fuera de 1.200 dólares para cada persona, la oposición de los demócratas fue constante durante meses, hasta que finalmente solo permitieron que se aportaran ayudar por 600 dólares. 

José Hermosa – BLes