Un juez federal suspendió la anulación de la política migratoria de Trump que permite a la Patrulla Fronteriza de EE. UU. rechazar a los migrantes en la frontera por precauciones sanitarias, y que la Administración demócrata había pedido terminar el 23 de mayo.

Suspender el Título 42 se convirtió en otra propuesta que tampoco prosperó para la actual Administración demócrata. Tan solo faltaban unos días para que este quedara sin efecto tras una decisión anunciada por el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, en inglés), pero un juez federal determinó que no se siguieron los procedimientos adecuados para ponerle fin a la política migratoria de salud ordenada por el expresidente Donald Trump. Por lo tanto, no terminará el 23 de mayo como estaba planificado.

El fallo del juez Robert Summerhays del Tribunal del Distrito Oeste de Luisiana ocurrió a partir de la demanda que presentaron en abril pasado Arizona, Luisiana y Missouri, luego de que el gobierno del presidente Joe Biden hiciera el anuncio a pesar de los números cada vez más altos de cruces ilegales. Para tener una idea, hasta abril ya sumaban 1.295.900. Una cifra que se acerca bastante al 1.734.686 que se registró en todo el año fiscal 2021, de acuerdo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

El argumento de los CDC para tomar tal decisión fue que ya no era necesario mantener el Título 42 debido a las condiciones actuales de salud pública respecto al coronavirus. Pero más allá de un escenario sanitario que parece casi controlado, las críticas se enfocaban en que tampoco se dio a conocer ningún plan para evitar el cruce indiscriminado por la frontera sur. La Administración Biden reconoció que se aproximaba una avalancha y trascendió que supuestamente se estaba preparando para ello. Pero no hubo detalles.

Biden quiere apelar la orden
El escenario que hoy presenta la frontera sur no es menos que alarmante, los cruces siguen aumentando con personas provenientes de países que antes no representaban altos números de acuerdo con la nacionalidad. Un reporte reciente de la periodista Ali Bradley indicó que por tercer día consecutivo más de 100 personas llegaron hasta la estación Eagle Pass, dentro del sector Del Río en Texas. Los migrantes indicaron ser de Colombia, Cuba y Perú. Aún con este contexto el Título 42 iba a ser anulado.

Ignorando los hechos y las cifras, desde la Casa Blanca dijeron estar molestos por la decisión del juez federal. «La Administración no está de acuerdo con el fallo y el Departamento de Justicia ha anunciado que apelará esta decisión», dijo la secretaria de prensa Karine Jean-Pierre. Aún así, el tiempo juega en contra y no les queda otra opción que acatar el fallo.

Mientras se resuelve la apelación, el Gobierno demócrata sigue «planificando» el levantamiento del Título 42, dijo la portavoz.

No solo los políticos republicanos son críticos con la eliminación de la política de deportación. Dentro de las propias filas del gobierno de Biden ven con rechazo dicho plan. Como Raphael Warnock, el pastor demócrata que ganó el año pasado una curul en el Senado por el estado de Georgia. Hace un mes dijo que defiende la protección de la humanidad de los migrantes, pero antes de rescindir de esta política migratoria de Trump «la Administración debe presentar un plan sobre cómo garantizará nuestra seguridad fronteriza».

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.