Redacción BLes – Tanto el Departamento de Estado como el Departamento de Justicia de Estados Unidos informaron que un alto asesor de Biden, Kurt Campbell, nombrado por el presidente estadounidense, Joe Biden; presidió hasta  agosto un grupo de propaganda del Partido Comunista de China (PCCh).

Campbell es ahora el coordinador jefe de la política para Asia en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC, por la sigla en inglés), y ayudó a fundar la U.S.-China Strong Foundation, un centro de pensamiento que apoyaba los programas políticos y económicos del PCCh, según The Washington Free Beacon del 27 de enero.

“Los indicadores sugieren que la U.S.-China Strong Foundation podría ser un grupo de fachada [del PCCh], o tan fuertemente influenciado por él como para ser equivalente a un grupo de fachada”, advirtió el analista de inteligencia y editor del Journal of Political Risk, Anders Corr.

Hasta agosto Campbell fue vicepresidente del consejo de administración de la U.S.-China Strong Foundation, aparentemente dedicada a intercambios lingüísticos de estudiantes con Beijing.

Más aún, esta fundación era financiada por el jefe de un grupo de fachada de propaganda del PCCh asociado a una misión china en el extranjero.

Le recomendamos:

La fundación también estaba vinculada a los Institutos Confucio de Estados Unidos, una entidad supuestamente educativa financiada por el régimen chino involucrada profundamente en actividades de espionaje, dentro de las universidades estadounidenses incluso introduciendo espías y colaboradores en el medio académico.

El Departamento de Estado la calificó como “una entidad que promueve la propaganda global y la influencia maligna de Beijing” y requirió que se registrara como una misión extranjera, y así se hizo.

Cada vez son más numerosos los lazos que unen a algunos de los principales funcionarios estadounidenses nombrados por Biden con el PCCh.

Así ocurre con la elegida como embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, quien también le hizo propaganda al PCCh en uno de los Institutos Confucio de África, en el 2019.

Una situación similar es la del director del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) también propuesto por Biden, Alejandro Mayorkas, vinculados con el PCCh, y envuelto en escándalos por la aparente venta tarjetas de residencia en EE. UU. a 100 ciudadanos chinos. 

Por otro lado, el mismo director del NSC elegido por Biden es el activista palestino estadounidense, Maher Bitar, de quien se teme que interfiera el intercambio de inteligencia con Israel dada su militancia en el movimiento antisemita Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

Los primeros días de Biden al frente del gobierno estadounidense han causado mucho malestar entre los ciudadanos, quienes observan acciones que tienden más a la destrucción de los empleos en el país y al acercamiento a regímenes enemigos que hacia la unidad que propuso inicialmente. 

José Hermosa – BLes