Redacción BLes – En su investidura como presidente, Joe Biden pronunció un discurso ‎desbordante de supuestas buenas intenciones. Pero el propio Biden se encargó de ‎contradecir ese discurso, con sus actos, e incluso con sus palabras.‎

El discurso de investidura de Biden pretendió ser una oda a la democracia y un llamado a la unidad ‎nacional.

Sin embargo, acusar a su predecesor Donald Trump y a los electores de este último de oponerse a la ‎democracia resultó grotesco en boca de un presidente electo gracias a una votación, justamente ‎no democrática.

Mira aquí el video: