Redacción BLesCasi dos semanas después de iniciada la auditoría de las boletas utilizadas para la elección presidencial 2020 en el condado de Maricopa, Arizona, EE. UU., el Departamento de Justicia (DOJ, por la sigla en inglés) envió una carta cuestionando los procedimientos seguidos en la investigación.

En este sentido, la asistente principal del fiscal general de la División de Derechos Civiles del DOJ, Pamela Karlan, busca indicios de violaciones de la ley federal con su escrito a la presidenta del Senado estatal, la senadora republicana Karen Fann, según Business Insider del 6 de mayo. 

En su carta, Karlan argumenta que la participación del equipo que realiza la auditoría, Cyber Ninjas, podría ser ilegal, y que tal vez no se estén salvaguardando y preservando adecuadamente los registros electorales federales, los que podrían estar “en riesgo de daño o pérdida.”

Asimismo, cuestiona el objetivo de los Cyber Ninjas de “identificar registros de votantes que no tenían sentido, y luego llamar a las puertas para confirmar si los votantes válidos realmente vivían en la dirección declarada”, suponiendo una posible “intimidación de los votantes”.

La auditoría, que tiene lugar en un estadio deportivo en Phoenix, está siendo realizada por la empresa privada, Cyber Ninjas, y desde su inicio los demócratas han intentado de diversas maneras interferir con los procedimientos, que fueron autorizados por un juez. 

El mismo expresidente, Donald Trump, denunció algunas de las estrategias de los demócratas en contra de la auditoría, que no prosperaron.

“Más de 100 abogados demócratas fueron enviados a luchar contra esta auditoría”, dijo Trump agregando: “¡Los resultados serán muy interesantes para que los Estados Unidos y el mundo los vean!”, cita el medio alternativo Becker News. 

“¿Por qué los demócratas luchan tanto para ocultar los hechos?”, añadió Trump. “Sé por qué, y también lo sabe todo el mundo”.

Según el autor Kyle Becker, el DOJ también podría intervenir pronto “ocultando los hechos” de las elecciones de 2020, “a pesar de que es constitucionalmente cuestionable intervenir en un proceso electoral estatal”.

Le recomendamos: POR QUÉ la AUDITORÍA en ARIZONA es HISTÓRICA

Ad will display in 09 seconds

De hecho, la administración Biden ha sido contraria a las auditorías electorales, y a la leyes de integridad electoral,  como las aprobadas en Georgia y Texas, que, no obstante, cuentan con el respaldo de la mayoría de los estadounidenses. 

Ante estos antecedentes el DOJ podría estar utilizando la carta enviada a la senadora Fann como el primer paso, de lo que luego se convertiría en un “ataque a la Constitución”, posiblemente impugnado los resultados de la auditoría.

Para muchos de los electores los resultados podrían representar la comprobación de que las elecciones fueron interferidas, violando el derecho a la integridad electoral que corresponde a los estadounidenses. 

Por su parte, la presidenta del Partido Republicano de Arizona, Kelli Ward, explicó que los demócratas no tienen de qué preocuparse en cuanto a la integridad de los materiales que se analizan. 

“No solo hay 9 cámaras en el estadio, como se ve en la página web, y como les gusta reclamar a los demócratas. En realidad hay docenas, docenas de cámaras de seguridad privadas enfocadas en las mesas, en los mostradores, en las cajas de papeletas y en las zonas de evaluación de las máquinas. No hay espacio ni tolerancia para el error”.

Asimismo, los periodistas pueden tomar notas, y se les permite tomar fotografías y videos de la auditoría, siempre y cuando no incluyan imágenes de las boletas individuales.

José Hermosa – BLes.com