Redacción BLes – El candidato demócrata Joe Biden, emitió una serie de declaraciones polémicas el miércoles por la tarde, instando a la  población americana a eliminar las “tradiciones familiares” en Acción de Gracias, alegando que es “literalmente nuestro deber patriótico”. 

Durante una conferencia de prensa, el exvicepresidente pidió a las personas que transmitieran grandes reuniones con la familia, alegando que él haría lo mismo, según  indicó el New York Post.

“Este año les pedimos a los estadounidenses que renuncien a tantas de las tradiciones que hemos hecho durante mucho tiempo en esta festividad”, fueron las polémicas palabras textuales de Joe Biden.

Continuó diciendo que “es literalmente nuestro deber patriótico como estadounidenses” ayudar a detener la propagación del coronavirus, y dijo: “Significa usar una máscara, mantener la distancia social, limitar el tamaño de cualquier grupo en el que estemos hasta que tengamos una vacuna.”

Paradójicamente, a pesar de tener 78 años y por tanto estar dentro del grupo de riesgo, el candidato demócrata admitió que él y su esposa, Jill, estarían celebrando en su casa en Delaware con su hija y su yerno. Resulta realmente provocativo que al mismo tiempo que Biden y sus colegas demócratas promueven el encierro atentando contra las costumbres y tradiciones, tantos de ellos fueron descubiertos violando las mismas reglas que continúan predicando.

El gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo, fue acusado de hipocresía a principios de semana después de insinuar que planeaba invitar a su madre de 89 años a la cena de Acción de Gracias, luego de insistirle a sus electores durante semanas que se saltaran las reuniones familiares.

El gobernador de California Gavin Newsom la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot , la alcaldesa de Washington, DC Muriel Bowser y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi también figuran en la lista de políticos demócratas que han aparecido en los titulares por burlar las restricciones del coronavirus.

Le recomendamos:

Joe Biden, junto al Partido Demócrata y sus aliados de extrema izquierda, promoviendo estos mandatos de aislamiento están realmente poniendo en riesgo nuestras tradiciones y valores sociales.

Por el contrario, en su primera proclamación en 2017, el presidente Trump llamó a los estadounidenses a “buscar la protección, la guía y la sabiduría de Dios” y reconoció al Todopoderoso como la raíz de las bendiciones de la nación una vez más.

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia llegó la protección de la libertad religiosa en Estados Unidos y en todo el mundo con especial atención a las minorías perseguidas por sus creencias.

En contraste, según reportó la organización histórica y religiosa independiente Wallbuilders, el expresidente Obama despreciaba las religiones católica, protestante y judía en Estados Unidos, por lo que lo llaman anti-bíblico.

La organización denuncia que Obama ha favorecido especialmente la religión islámica, en muchos casos en detrimento de la tradición cristiana estadounidense.

Estados Unidos tiene una larga historia de valores centrados en el cristianismo y la fe que la izquierda ha tratado de doblegar, si bien las tradiciones siguen vivas en la mayoría de los hogares estadounidenses, por desgracia un sector de la política tiene claras intenciones de corromperlas.

Andrés Vacca – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.