Redacción BLesLuego de que el ahora presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hubiera prometido como candidato que solo aumentaría impuestos a quienes obtuvieran ingresos superiores a los 400.000 dólares, la Casa Blanca anunció que incluirá a quienes reciban desde la mitad de esa cifra

En el aumento de impuesto más grande registrado en los últimos 30 años, Biden incumple su promesa al someter al tributo a las familias donde los dos esposos reciban ingresos de al menos 200.000 dólares, informó New York Post del 18 de marzo. 

Más aún, en la reciente entrevista que Biden sostuvo con el presentador George Stephanopoulos, de ABC News el 17 de marzo, dio a entender que sostenía su promesa de campaña. 

 “Sí, cualquiera que gane más de 400.000 dólares verá un aumento de impuestos entre pequeño y significativo”, dijo Biden en esa ocasión.

Y agregó: “Si gana menos de 400.000 dólares, no verá ni un solo centavo de impuesto federal adicional”, lo que ahora suena incongruente con el anuncio de la Casa Blanca a través de la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, tan solo al día siguiente de estas declaraciones de Biden.

Le recomendamos:

Por su parte, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo que habrá tasas de impuestos más altas, y que el paquete en preparación incluye aumentos para las sociedades y las personas, de acuerdo con Bloomberg.  

Así, las sociedades experimentarán un incremento del 30%, del 21% al 28%, y se reducirán las preferencias fiscales para las sociedades de responsabilidad limitada o las asociaciones. 

En este sentido, la Tax Foundation expresó preocupación porque estima que se perderían 159.000 puestos de trabajo como resultado de la subida a largo plazo, además de que los salarios y la producción económica también resultarán afectadas negativamente.

Es posible que Biden también derogue  partes de la ley tributaria de 2017 lograda por el presidente Donald Trump, que redujo impuestos para dar oxígeno a empresas y personas adineradas, atrayendo nuevas inversiones y creando millones de nuevas fuentes de trabajo.

Kevin Brady, el principal republicano del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, dijo: “Parece haber un impulso real para imponer impuestos a la inversión de las ganancias de capital a tasas de ingresos marginales”, y lo calificó como un “terrible error económico”, según reportó NewsMax.

Para algunos analistas estos sustanciales aumentos de impuestos tienen como objetivo ampliar el poder gubernamental para imponer más fácilmente desde el gobierno la agenda globalista de la izquierda.

José Hermosa – BLes.com