Redacción BLes– El Departamento del Interior anunció, el viernes 15 de abril, que retomará a partir de la semana que viene el arrendamiento de tierras públicas, en medio del vertiginoso aumento de la gasolina y la inflación, dando un cambio de rumbo a la política de poner fin a los contratos de arrendamiento que prometió en campaña. 

En su anuncio, la Oficina de Administración de Tierras, agencia dentro del Departamento del Interior, dijo que el lunes comenzará a emitir avisos de venta, así como los análisis ambientales de los terrenos, para próximos proyectos de arrendamiento de petróleo y gas, acorde a lo que informó Fox News.

La agencia indicó que se ofrecerían “173 parcelas de tierra en aproximadamente 144.000 acres” (58.274 hectáreas), con una reducción del 80 %  que la superficie nominada originalmente. 

Biden se encuentra bajo gran presión política para bajar los precios del combustible. Anteriormente, había tomado una medida drástica cuando anunció la liberación sin precedentes de 180 millones de barriles de crudo de la reserva estratégica federal. 

El Departamento del Interior anunció además que aumentaría las regalías, con un incremento en las tasas del 12,5 al 18,75 por ciento.

Esto fue criticado por el senador John Barrasso (R-Wyo.), el principal republicano en el Comité de Energía del Senado, quien dijo que la decisión de aumentar los costos de arrendamiento dificultan aún más la producción de energía.

“Después de rogar a las compañías estadounidenses de petróleo y gas natural durante meses que produzcan más, la administración de Biden todavía está haciendo todo lo posible para restringir el arrendamiento de tierras federales”, dijo Barrasso, acorde a The Hill.

“Primero fue una moratoria ilegal impuesta al inicio de su presidencia. Ahora es esta propuesta para aumentar drásticamente el costo de los arrendamientos en tierra mientras se reducen los acres ofrecidos para arrendamiento en un 80 por ciento. El presidente afirma que no está haciendo nada para limitar la producción nacional, pero una vez más su administración está haciendo que la energía estadounidense sea más cara y más difícil de producir”.

Mientras que Frank Macchiarola, vicepresidente del Instituto Americano del Petróleo, precisó que estaban complacidos por el anuncio de la reanudación de los arrendamientos para las perforaciones de petróleo y gas, pero dijo que retener la superficie y aumentar las tasas de regalías podría “desalentar la inversión en petróleo y gas natural en tierras federales”.

“Nos preocupa que esta acción agregue nuevas barreras para aumentar la producción de energía, incluida la eliminación de algunas de las parcelas más importantes”, agregó Macchiarola.

Vanesa Catanzaro –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.