Redacción BLes– Un republicano responsable de la aplicación de las leyes estatales y de la supervisión del poder ejecutivo de Florida culpa a la política partidista de causar una crisis fronteriza.

El gobernador Ron DeSantis cree que miles de extranjeros entraron ilegalmente al país porque el presidente Joe Biden revirtió la política de su predecesor de no detener a los inmigrantes ilegales en Estados Unidos.

“Comienza con él [el presidente Biden,] por supuesto, desmantelando las políticas de Trump para detener el flujo de los migrantes ilegales a través de la frontera sur”, dijo DeSantis en un video compartido en YouTube. “Lo que hizo Donald Trump funcionó; estaba funcionando. Joe Biden lo desmanteló y ahora tienes una enorme catástrofe en la frontera sur”.

El gobernador está preocupado por las especulaciones de que el gobierno de Biden pospuso las visitas tanto oficiales como de prensa a la frontera sur porque los funcionarios no quieren admitir que la política del Partido Demócrata de mantener a los extranjeros ilegales en Estados Unidos fracasó.

“Eso va a tener repercusiones en todo nuestro país”, dijo. “Creo que realmente de arriba a abajo Biden ha fracasado en el tratamiento de la inmigración ilegal y el estado de derecho”.

El republicano sugirió que el presidente Biden debería haber puesto a sus compatriotas en lo más alto de su agenda porque es probable que la seguridad pública empeore debido a la incapacidad del mandatario de admitir su culpa.

“Cuando se habla de la cuestión de liberar a extranjeros criminales condenados en las comunidades estadounidenses, por desgracia, va a haber más víctimas”, dijo. “Eso es totalmente inaceptable”.

Le recomendamos:

El gobierno de Biden incluso ampliará la libertad de movimiento de los extranjeros ilegales en comparación con los ciudadanos estadounidenses, que podrían tener que llevar un llamado pasaporte de vacuna antes de viajar.

“Están totalmente de acuerdo con que personas sin identificación [y,] por supuesto, sin pruebas de COVID (Virus CCP) se suban a los aviones -cosa que usted o yo no podríamos hacer- y que vuelen por ahí”, dijo DeSantis. “Es muy, muy curioso que esa sea la decisión que tomen”.

El gobernador predice que los extranjeros ilegales aprovecharán los vuelos financiados por el gobierno federal para establecerse en ciudades que ya limitan o niegan la cooperación con las autoridades federales de inmigración cuando solicitan información sobre delincuentes en custodia.

“Estas jurisdicciones santuario son probablemente donde acabarían de todos modos”, dijo. “Creo que cuando la gente viene ilegalmente tiende a gravitar hacia algunas de esas jurisdicciones santuario de izquierdas porque saben que básicamente saldrán impunes si están en una ciudad santuario”.

Aplaudió al Estado del Sol por prohibir que las ciudades se declaren santuarios.

“Florida prohibió las ciudades santuario; fue lo correcto”, dijo.

Como se informó anteriormente, el ex presidente Trump prohibió al Departamento de Justicia (DOJ) otorgar a las ciudades santuario cualquier subvención de asistencia judicial Edward Byrne Memorial, tras un fallo favorable de un tribunal federal de apelaciones.

El Tribunal de Apelaciones del 2º Circuito de Nueva York permitió a la anterior administración de Trump bloquear la financiación, anulando de hecho una sentencia anterior del Tribunal del Distrito Sur de Nueva York que impedía a la administración retener el dinero de las subvenciones allá por 2017.

Las ciudades santuario no recibirían ninguna subvención a menos que cooperaran plenamente con las autoridades federales de inmigración cuando se solicitara información sobre los delincuentes detenidos. Tampoco podían recibir futuras subvenciones hasta que cumplieran.

La subvención proporcionó cerca de 53 millones de dólares a los estados santuario en el ejercicio 2019, según un comunicado de la oficina de la senadora Marsha Blackburn (republicana de Tennessee).

El DOJ aceptó la decisión del tribunal de apelaciones.

Richard Szabo – BLes.com