Estados Unidos canceló una serie de pruebas de misiles nucleares previstas para este fin de semana desde 2018 por la invasión de Rusia a Ucrania y las amenazas de Putin de llevar el conflicto a la escala nuclear.

Estados Unidos pospuso “indefinidamente” las pruebas planificadas de misiles nucleares que iban a realizarse este fin de semana en una medida destinada a evitar el enojo de Rusia, dijo el miércoles el portavoz principal del Pentágono, John Kirby.

El lanzamiento de prueba del misil balístico intercontinental Minuteman III habría sido uno de varios que EE.UU. realiza cada año, dijo Kirby. Los lanzamientos generalmente se planifican con tres a cinco años de anticipación, y este había sido puesto en agenda en 2018.

Según Kirby, quien tomó esta decisión fue el secretario de Defensa, Lloyd Austin, luego de una conversación con Joe Biden, “en un esfuerzo por demostrar que no tenemos intención de participar en ninguna acción que pueda malinterpretarse” mientras Rusia continúa librando la guerra contra Ucrania.

No tomamos esta decisión a la ligera, sino para demostrar que somos una potencia nuclear responsable”, dijo, y tuvo que aclarar que esto no pone en riesgo la “preparación nuclear” ni el desarrollo armamentístico nuclear de Estados Unidos, aunque analistas con conocimiento del tema ponen esto en duda.

La decisión se produce después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo durante el fin de semana que puso a sus fuerzas nucleares en alerta máxima, alegando que desplegó personal militar adicional para dotar al arsenal nuclear del país.

Sin embargo, altos funcionarios de defensa han dicho esta semana que no han observado ninguna evidencia de que Rusia haya mejorado su capacidad nuclear: “En este momento de tensiones intensificadas, Estados Unidos y otros miembros de la comunidad internacional vieron esto como un paso peligroso e irresponsable y, como dije antes, innecesario”, dijo Kirby. 

Tal retórica provocativa y posibles cambios en la postura nuclear que involucran las armas más importantes y nuestros respectivos arsenales son inaceptables”. Estados Unidos no ha tomado medidas similares para elevar su postura nuclear en respuesta, dijo Kirby el miércoles.

“Reconocemos en este momento de tensión cuán crítico es que tanto Estados Unidos como Rusia tengan en cuenta el riesgo de un error de cálculo y tomen medidas para reducir esos riesgos”, dijo.

Algunos legisladores republicanos, como el senador Jim Inhofe de Oklahoma, el republicano de mayor rango en el Comité de Servicios Armados del Senado, condenaron la decisión de Austin de cancelar la prueba del misil.

Decepcionante decisión de @SecDef de cancelar la prueba rutinaria de confiabilidad sin armas del Minuteman III frente a las fanfarronadas rusas”, escribió Inhofe en Twitter. 

La prueba es fundamental para garantizar que nuestro disuasivo nuclear siga siendo efectivo. La disuasión significa proyectar fuerza y ​​determinación, sin sacrificar la preparación por gestos huecos”.

Cabe aclarar que el misil Minuteman ha tenido fuertes fallas en el pasado y el Pentágono viene impulsando una serie de pruebas fundamentales para poner a punto esta ojiva nuclear con capacidad intercontinental. Es el único misil interncontinental que queda en el mundo con base en tierra.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.