El presidente estadounidense, Joe Biden, ha afirmado que el gigante americano intervendría militarmente en caso de que Pekín “intentara tomar Taiwán por la fuerza”, durante una rueda de prensa celebrada en Tokio.

“Estados Unidos se ha comprometido a apoyar la postura de ‘una sola China’, pero eso no significa que China tenga la jurisdicción de usar la fuerza para tomar Taiwán”, ha dicho el presidente norteamericano al ser preguntado por esta posibilidad durante su comparecencia ante los medios en el marco de su visita a Japón.

“Sí. Nos hemos comprometido a ello”, respondió el mandatario estadounidense ante la pregunta de si Estados Unidos intervendría militarmente en una potencial invasión china de la isla, que Pekín considera como una parte “inalienable” de su territorio.

Unión frente a China o Corea

Además, Biden añadió que China “ya está flirteando con el peligro de volar muy bajo y con otras maniobras” en torno a Taiwán, y comparó una hipotética invasión de la isla con la agresión de Rusia a Ucrania.

Las sanciones aplicadas por la comunidad internacional a Rusia “envían un mensaje sobre el coste que tendría intentar tomar Taiwán por la fuerza”, algo que “resultaría en una condena a largo plazo”, advirtió el mandatario de la Casa Blanca.

Biden abordó la situación de Taiwán con el primer ministro nipón, Fumio Kishida, durante la cumbre celebrada en Tokio, que estuvo centrada en estrechar la cooperación ante los desafíos que presentan China o Corea del Norte en la región.

“Vigilar las acciones militares”

Ambos prometieron que reforzarán su colaboración frente al “comportamiento cada vez más coercitivo de China” y a los desarrollos armamentísticos norcoreanos, que calificaron como un “desafío para su seguridad”.

Tokio y Washington consideran que ciertas acciones de Pekín “vulneran la legislación internacional” y se comprometieron a “vigilar sus acciones militares” en la región de Asia-Pacífico, entre ellas sus maniobras conjuntas con Rusia.

En la misma línea, recalcaron su oposición a “cualquier intento de cambiar el ‘statu quo’ por la fuerza en el mar de China Oriental y en el mar de China Meridional”, señaló Kishida.

“La invasión de Ucrania nos ha llevado a reafirmar este compromiso para que no haya ningún intento unilateral de este tipo en la región”, dijo el primer ministro japonés.

Aumentar el presupuesto en Defensa

El líder nipón también subrayó la postura conjunta de que “la situación de Taiwán no debe cambiar”, señaló que los aliados defienden “la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán”, y mostró su “plena confianza en una respuesta de Estados Unidos” en caso de un conflicto en la isla.

El mandatario de la Casa Blanca destacó asimismo la necesidad de “garantizar la libertad de navegación en el Pacífico” y de incrementar “las capacidades de disuasión” de los dos aliados.

En este sentido, Kishida transmitió a Biden su voluntad de “aumentar las capacidades y el presupuesto nacional de Defensa”, y de abrir el debate sobre ampliar las competencias militares de Japón “para poder atacar bases enemigas de forma preventiva”.

Fuente: 20 Minutos

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.