Biden lanza una guerra contra la evasión para reducir la inflación, y le da “super-poderes” a la IRS, con un arsenal de armas de fuego incluido.

En la Ley de Reducción de la Inflación que aprobó el Senado este domingo, Biden metió en la letra chica una serie de artículos que expanden considerablemente el presupuesto y los poderes del Internal Revenue Service (IRS), la agencia federal encargada de recolectar impuestos en Estados Unidos.

Bajo la excusa de que para bajar la inflación el gobierno debe aumentar su recaudación (lo que le permitirá reducir la emisión a la Reserva Federal), Biden puso todas sus fichas en darle “super-poderes” a la IRS para que combata la evasión.

En total, el proyecto de ley repartirá más de US$ 80.000 millones al IRS para “mejoras operativas, mejoras al servicio al cliente, modernización de sus sistemas y un desarrollo a la unidad de persecución de evasores”. Esos US$ 80.000 millones son más de seis veces el actual presupuesto anual del IRS, que este año fue de US$ 12,6 mil millones.

Solo la División de Investigación Criminal del IRS puede portar armas, pero es un área bastante chica de la agencia, y lo que se hace históricamente es que cuando el IRS detecta un posible caso de evasión, se lo pasa al FBI, que tiene mejor entrenamiento y mayor experiencia en la investigación criminal.

Pero los demócratas quieren que el IRS tenga más poder de policía, y en la ley que aprobó Biden, se expande considerablemente la cantidad de agentes que estarán en la división criminológica y la cantidad de armas que tendrán a su disposición.

Actualmente hay 2.000 agentes federales que pueden portar armas, y la agencia tiene a su nombre 4.000 armas de fuego. Con el nuevo presupuesto, la cantidad de empleados en esta división podría subir a 10.000 y la cantidad de armas elevarse a casi 40.000.

De hecho, anticipándose a esta ley, Biden ordenó a principio de año que la IRS compre más de US$ 700.000 en municiones. En su momento, la compra de balas llevó a los diputados republicanos Matt Gaetz y Jeff Duncan a presentar la Ley para Desarmar al IRS, una legislación que en su momento había apoyado el propio Trump que prohibiría que los agentes de la IRS porten armas mientras están de servicio. Fue archivada por los legisladores demócratas.

Es importante destacar que los agentes de la IRS no son parte de la policía ni recibieron un entrenamiento acorde, por lo que es bastante peligroso que los empleados de esta agencia anden armados cuando van a tocarle la puerta a una persona que está potencialmente evadiendo impuestos.

Según una auditoría del gobierno en 2011, los agentes del IRS dispararon accidentalmente sus armas 11 veces entre 2009 y 2011. Los errores resultaron en daños a la propiedad o lesiones personales.

Si 11 fallas en 2 años no suena tan mal, tal vez falta aclarar que los agentes del IRS dispararon sus armas accidentalmente más veces que intencionalmente. Solo 4 veces en 2 años tuvieron que disparar sus armas porque los agentes sintieron que debían utilizar la fuerza contra la persona que estaban investigando.

Mientras el gobierno demócrata hace esfuerzos por desfinanciar a la policía, parece que no le hace asco a convertir en policía a otros agentes del Estado, que responden directamente a otro tipo de intereses. La IRS tiene una larga historia de persecución de conservadores durante la gestión de Obama.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.