Redacción BLesUna nueva Orden Ejecutiva firmada por el presidente Joe Biden el domingo, busca aumentar el acceso a la votación y al registro de votantes para los criminales encarcelados. Con esta nueva normativa, la administración Biden continúa imponiendo derechos y ventajas para los criminales y ciudadanos que permanecen en el margen de lo ilegal, mientras la mayoría está viendo afectados sus intereses por políticas que atentan contra la seguridad, el desarrollo económico y las libertades individuales.

La nueva normativa establece que el fiscal general deberá establecer procedimientos para proporcionar materiales informativos a los votantes asociados con el registro electoral y la elección en cuestión. También deberá “facilitar el registro de los votantes para todas las personas elegibles bajo la custodia de la Oficina Federal de Prisiones”, informó la Casa Blanca a través de un comunicado oficial.

El fiscal general también deberá ayudar a los ex prisioneros a obtener la identificación adecuada para satisfacer los requisitos estatales de votación bajo la nueva ley.

Biden también solicitó al Servicio de Agentes Judiciales de Estados Unidos que incluyera en sus tareas la promoción del voto por correo. 

Los demócratas y sus aliados globalistas cuentan con antecedentes preocupantes respecto al voto de los presidiarios. Durante las últimas elecciones presidenciales abundaron las denuncias respecto a los millones invertidos para lograr que personas en libertad condicional o recién salidos de la cárcel, puedan saldar sus deudas fiscales a fin de estar habilitados para votar a Joe Biden.

Le recomendamos:

Según informes, uno de los polémicos casos fue el del multimillonario Mike Bloomberg quien gastó más de 16 millones de dólares para pagar multas y honorarios de casi 32 mil delincuentes condenados en Florida. El objetivo del dirigente demócrata es que estas personas, principalemnte de origen negro e hispano, voten por Joe Biden en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

“Sabemos que para ganar Florida tendremos que persuadir, motivar y añadir nuevos votos a la columna de Biden”, reconoce un memorándum de Bloomberg lanzado para justificar el apoyo del dirigente a los casi 32 mil condenados por delitos graves.

La reciente Orden Ejecutiva fue firmada apenas unos días después de que se aprobara en la Cámara la “ley para el pueblo” presentada por los demócratas, a través de la cual se establecen precedentes autoritarios y pavimenta el camino para que las elecciones sean completamente controladas por los demócratas.

El polémico proyecto fue aprobado por la Cámara y ahora se dirige al Senado donde los republicanos y conservadores presentarán sus objeciones al respecto. Con la Orden Ejecutiva se especula que Biden busca centrar la atención en el tema.

El proyecto de ley tiene 791 páginas y contiene muchos asuntos preocupantes, pero en resumidas cuentas los demócratas buscan pavimentar el camino para que nadie más que no esté bajo su comando, pueda ganar las elecciones presidenciales en los Estados Unidos.

Muchos regímenes dictatoriales en países del tercer mundo siguen en el poder gracias a este tipo de legislaciones engañosas. No es que la gente los elige para que los sigan empobreciendo, sino que han legalizado la forma de poder controlar todo el país.

20 fiscales generales enviaron una carta a la Cámara de Representantes y al Senado este miércoles 3 de marzo buscando advertir sobre lo preocupante de esta legislación y asegurando que: “En cuestión de política de administración electoral, es difícil imaginar una propuesta legislativa más amenazante para la integridad electoral y la confianza de los votantes”.

Andrés Vacca– BLes.com