Redacción BLes – El aspirante demócrata que lidera la carrera para convertirse en el candidato que disputará a Donald Trump la presidencia de los Estados Unidos en 2020 aseguró que acabará con las escuelas concertadas si logra llegar a la Casa Blanca. 

Durante una intervención en el Foro de Educación Pública 2020, el candidato presidencial afirmó: 

“Si soy presidente, toda la noción de Betsy De Vos [secretaria de Educación], desde las escuelas charter hasta esto, desaparecerá”.

El exvicepresidente prometía así acabar con la opción que ahora tienen los padres de enviar a sus hijos a escuelas semiprivadas diferentes a aquellas que les corresponda por su residencia. 

El actual sistema permite que una familia que resida en un área humilde pueda, sin embargo, enviar a sus hijos a estudiar a escuelas que consideren mejores en otras zonas o que impartan una educación religiosa de acuerdo con sus creencias, algo que Joe Biden ha apoyado en el pasado.

En 2001, el exvicepresidente demócrata bajo Barack Obama defendía plenamente las escuelas concertadas -escuelas privadas que reciben subvenciones públicas con el objetivo de hacerlas más asequibles económicamente y que, con frecuencia son de confesión cristiana:

“Como diría mi padre: Dame un respiro. No creo que el Gobierno Federal pueda o deba, o cualquier gobierno deba, decidir igualar todo. Como dijo un ex presidente, la vida es injusta”, declaró Biden en relación a los argumentos de la izquierda radical en Estados Unidos que se oponen a que haya más educación que el sistema público y que persigue que todos los ciudadanos sean ‘iguales’, según National File

Entonces Biden defendía que la competencia que supone la escuela concertada al sistema público podría incluso servir de estímulo a este último para mejorar y así atraer a más alumnos. 

Sin embargo, el veterano demócrata ahora de repente ha decidido alinearse con los sectores más extremistas de su partido y ha prometido acabar con el sistema de educación concertada. 

Y es que los defensores de esta exclusividad del sistema público educativo persiguen una homogeneidad que choca frontalmente con el derecho de los padres a elegir la educación de sus niños y que les impondría a la fuerza que llevaran a sus hijos a la escuela pública más cercana a su domicilio.

Mientras el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, es un ardiente defensor del derecho de los padres a decidir qué tipo de educación quieren para sus hijos, la mayoría de los demócratas apuestan por un sistema totalmente polarizado en que solo existiría la educación privada, a la que solo una élite puede acceder, y la educación pública y laica para el resto de los ciudadanos. 

Cabe destacar que la aspirante presidencial Elisabeth Warren, una exprofesora, mientras defiende, igual que Biden, una reforma educativa millonaria que acabaría también con la educación concertada e impondría por la fuerza la educación pública a todos los ciudadanos, envió a su hijo a una carísima escuela privada, de acuerdo con Fox News

Por su parte, la actual secretaria de Educación, Betsy De Vos, “ha construido silenciosamente un currículum impresionante de reducir la participación del gobierno federal en el aula, promoviendo la expansión de la elección de escuelas y alentando a los estados a ser innovadores con sus políticas educativas”, de acuerdo con la directora y asesora legal de política educativa en el Instituto de Derecho y Libertad de Wisconsin, Libby Sobic.

“Gracias a Betsy DeVos, el gobierno federal está emitiendo menos regulaciones, alentando más innovación en las aulas y por los estados, al tiempo que reconoce que el status quo no es lo suficientemente bueno para los estudiantes de Estados Unidos. Su mandato, sin duda, está moviendo la educación K-12 en la dirección correcta”, afirmó Sobic.

Te puede interesar: El Presidente Trump está ayudando a quienes desesperadamente necesitan ayuda

videoinfo__video2.bles.com||71ed0aae4__

Ad will display in 09 seconds