Redacción BLes – El alcalde de Baltimore, Jack Young, evadió responsabilidades cuando le indicaron que la ciudad volvió a batir su propio récord anual de asesinatos per cápita (otro año más).

“Yo no estoy cometiendo los asesinatos. El comisario de policía tampoco los ha cometido. El ayuntamiento no los está cometiendo. Entonces, ¿cómo puedes culpar al liderazgo?”, se excusó en una entrevista con Fox Baltimore el demócrata, que anunció que se postulará en 2020 para mantener su cargo al tiempo que pedía más fondos federales.

Poco antes, los cuatro muertos del tiroteo registrado el viernes pasado (27/12/2019) llevaban a Baltimore a alcanzar la cifra histórica de 342 asesinatos, es decir, 57 de cada 100 000 residentes de la ciudad del estado de Maryland, murieron de forma violenta en 2019, describió Asociated Press.

Este es el quinto año consecutivo que se registran más de 300 asesinatos en la ciudad después de que entrara en vigor la Ley de Seguridad de Armas de Fuego de 2013, que llevó al estado a ser considerado el cuarto “más fuerte” en restricciones de armas.

En 2019, la tasa de homicidios en Baltimore es diez veces mayor que en el resto de los EE. UU., señaló el politólogo y economista, Ryan McMaken. “La tasa de Estados Unidos ha caído desde 2007, pero ha aumentado significativamente en Baltimore durante ese tiempo”, especificó.

Baltimore ha alcanzado cifras que hacen que la mayoría de los países más violentos del tercer mundo (que actualmente no están en guerra) parezcan seguros, argumentó McMaken. 

De acuerdo a Fox Baltimore, en 2017 la policía realizó arrestos relacionados con el 27 por ciento de los asesinatos. Al año siguiente, los arrestos aumentaron al 50 por ciento de los crímenes. Cabe aclarar que el número de detenciones no refleja que se hallara al culpable, y ni siquiera si este acabó siendo procesado.

¿Las restricciones de armas brindaron seguridad a Baltimore? 

Por el contrario, cuando las restricciones de armas se endurecieron significativamente en 2013, también aumentaron sustancialmente las muertes por disparos, y fruto de tal inseguridad la población comenzó a abandonar la ciudad, afirmó el escritor, analista e investigador Brian Bissett.

“En 2015, las muertes por disparos en la ciudad de Baltimore se duplicaron, aproximadamente, y no han caído desde entonces”, determinó Bissett. 

“En Baltimore un promedio de 275 a 300 personas son asesinadas a tiros cada año, cuando antes de que se aprobara la Ley de Seguridad de Armas de Fuego de 2013 el número era de 150 a 175”, añadió.

Por su parte, el presidente de los EE. UU., Donald Trump, ha criticado con dureza la polémica gestión demócrata que ha conducido a Baltimore a su “desastroso” estado. “Se han entregado miles de millones de dólares a Baltimore. Se ha gastado mal, se ha perdido, ha sido robado por muchos gobiernos corruptos”, dijo el mandatario a fines de julio según la CNN.

“Vamos a luchar por el futuro de ciudades como Baltimore que han sido destruidas por décadas de gobierno fracasado y corrupto”, sentenció en aquel entonces.

Cabe mencionar que la predecesora del alcalde Young, la ex alcaldesa demócrata Catherine Pugh se vio obligada a renunciar debido a un escándalo por el que fue acusada de once cargos, incluyendo evasión de impuestos, fraude y conspiración, informó el Baltimore Sun.

Te puede interesar: El momento preciso, el lugar preciso, la gente precisa

videoinfo__video2.bles.com||d7da7b8ab__

Ad will display in 09 seconds