Redacción BLesEl estado de Florida logró avanzar un paso más sobre la legislación planteada por su gobernador republicano, Ron DeSantis, la cual busca colocar un freno al sistema irrestricto de censuras implementado por las grandes tecnologías. De lograrse su aprobación, las Big Tech deberán enfrentar costosas consecuencias en caso de violar la privacidad y libertades de expresión de los floridanos o de interfierir en el acceso de los ciudadanos a los candidatos durante una elección. 

Las empresas más grandes de tecnología (Google, Facebook, Twitter, Apple y Amazon) se acercan a enfrentar mayores restricciones, en el estado de Florida el lunes, cuando un Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes aprobó una legislación impulsada por el gobernador Ron DeSantis para tomar medidas enérgicas contra las “Big Tech”. 

Según reportó el medio local Orlando Sentinel, el representante Blaise Ingoglia, patrocinador del proyecto de de ley (HB 7013), aseguró que la medida es necesaria para proteger a los floridanos de sanciones arbitrarias por parte de las empresas de redes sociales, como la eliminación de sus plataformas y la censura, argumentando que las empresas han tenido un crecimiento concentrado y desmedido lo que les permite dominar el discurso y la ideología moderna.

“Cuando hay un puñado de empresas tan poderosas que pueden dictar lo que se puede o no se puede ver o escuchar para tomar decisiones, creo que eso es problemático”, dijo Ingoglia, republicano de Spring Hill, apoyando los comentarios de Sentinel.

Algunos demócratas defensores de las grandes tecnologías, atacaron el proyecto de ley argumentando que es probable que el proyecto de ley sea inconstitucional porque infringe el derecho de las empresas a la libertad de expresión en la Primera Enmienda al regular el contenido que permiten en su plataforma.

Sin embargo, la legislación busca justamente proteger la libertad de expresión de los ciudadanos de Florida, impidiendo que estas empresas aprovechen su condición de monopolio para silenciar las voces que van en contra de su ideología y agenda izquierdista.

Bajo la nueva medida de la Legislatura de Florida, las empresas de tecnología que eliminen a un candidato durante una elección enfrentarán una multa diaria de 100.000 dólares hasta que se restablezca el acceso del candidato a la plataforma.

Otro punto de la legislación dice que si una empresa de tecnología promueve a un candidato para un cargo en contra de otro, el valor de esa promoción gratuita debe registrarse como una contribución de campaña política impuesta por la Comisión Electoral de Florida.

Las empresas de tecnología que utilicen su contenido y algoritmos relacionados con el usuario para suprimir o priorizar el acceso de cualquier contenido relacionado con un candidato político o una causa en la boleta electoral también enfrentarían multas diarias en virtud de la medida.

Le recomendamos:

El proyecto de ley se presentó días después de que se suspendiera la cuenta de Twitter del expresidente Donald Trump tras la violación del Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero y sigue avanzando y cobrando esfuerzos para lograr convertirse en ley. 

Por su lado, el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, también se sumó a los esfuerzos para luchar contra las grandes tecnologías. Desde su cuenta de Twitter comunicó a comienzos de febrero que estaba trabajando en un proyecto de ley junto a legisladores de su estado, buscando evitar que las grandes empresas de tecnología aprovechen su condición monopólica para “moderar” el contenido de los usuarios de acuerdo a sus propios intereses e ideales políticos.

Las palabras de Abbott fueron: “Estamos trabajando con el Senador Hughes en una legislación para evitar que los proveedores de redes sociales como Facebook y Twitter cancelen el discurso conservador”.

La administración Trump en reiteradas ocasiones advirtió sobre el avasallamiento de las grandes tecnologías y como abusan de su poder monopólico para moldear el discurso de la sociedad, eliminando tendenciosamente las voces y movimientos conservadores.

Actualmente son los estados conservadores los únicos que están haciendo algo por limitar el abusivo poder de las Big Tech, mientras continúan actuando bajo la complicidad de políticos demócratas y las ideologías de izquierda que se ven beneficiadas con las censuras.

Andrés Vacca– BLes.com