Redacción BLesLa comisión creada por el presidente Joe Biden para estudiar los posibles cambios en la Corte Suprema de los Estados Unidos, celebró su primera reunión el miércoles y tendrá seis meses para emitir un informe sobre las reformas, incluida la posible ampliación del número de jueces, una idea promocionada por activistas liberales y legisladores demócratas como parte de una estrategia de darle más poder a la izquierda en la justicia.

El presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva el 9 de abril creando la comisión para examinar posibles cambios en el principal organismo judicial de la nación, incluida la expansión más allá de los nueve magistrados actuales o la aplicación de límites de mandato en lugar de nombramientos de por vida.

Las primeras palabras públicas de la comisión luego de la primera reunión llevada a cabo el miércoles fueron: “Definitivamente tenemos mucho trabajo por delante”, según dijo la copresidenta de la comisión, Cristina Rodríguez, quien trabajó en el Departamento de Justicia de Estados Unidos bajo el ex presidente demócrata Barack Obama

El otro copresidente es Bob Bauer de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, quien también se desempeñó como abogado en la Casa Blanca bajo Obama.

La Corte Suprema tiene actualmente una mayoría conservadora de 6-3 después de que el predecesor republicano de Biden, Donald Trump, hiciera tres nombramientos durante cuatro años en el cargo. Esta situación implica un freno al poder casi absoluto que hoy poseen los demócratas tras llegar al poder en la Casa Blanca y lograr la mayoría en las Cámaras Legislativas. 

Los republicanos se han opuesto a la idea de ampliar el número de jueces, lo que se suele llamar como “empaquetamiento judicial”, mientras que los demócratas pronunciaron en distintas oportunidades su intención de llenar la Corte con jueces progresistas.

Según el comunicado de la Casa Blanca, la comisión cuenta con un total de 36 miembros, los cuales son en gran parte académicos, quienes recibieron instrucciones de estudiar las posibilidades de modificar la estructura judicial de los EE. UU. en un plazo de 180 días antes de emitir un informe final que será tenido en cuenta para llevar adelante los cambios efectivos.

Le recomendamos: La VERDADERA RAZÓN por la que BILL GATES quiere que comas ‘CARNE’ SINTÉTICA

Ad will display in 09 seconds

Bauer, ha sido un defensor de los límites de mandato para los jueces de la Corte Suprema. En 2005, escribió para el Washington Post que “en nuestro sistema de gobierno, normalmente restringimos el gran poder con límites en lugar de autorizar su ejercicio indefinido”. Por lo cual ya se puede imaginar por donde comenzará a atacar la Comisión.

Los llamamientos para ampliar la Corte Suprema por parte de los demócratas más radicalizados, comenzaron a crecer a finales del año pasado luego de la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg. 

Biden durante su candidatura fue interrogado en reiteradas ocasiones sobre sus intenciones de ampliar la Corte Suprema, pero por lo general logró esquivar ese tipo de preguntas.

Un plan reciente, propuesto por activistas judiciales de extrema izquierda, solicita a los demócratas del Senado que agreguen cientos de nuevos jueces federales a los tribunales inferiores a través de una táctica procesal conocida como “proceso de conciliación”. 

Daily Caller reveló la nueva estrategia de la extrema izquierda que sería en primer lugar ampliar los tribunales federales y completarlos con jueces afines a la agenda progresista y de izquierda. 

Estas acciones evidencian que los sectores progresistas están intentando con diversas estrategias dar un giro hacia la izquierda en todos los ámbitos de la justicia estadounidense aumentando los magistrados afines a sus intereses desde las cortes Federales, hasta lo más alto en la Corte Suprema.

Andrés Vacca – BLes.com