Redacción BLes – Un paciente que murió tras ser vacunado contra el virus PCCh (Partido Comunista chino), o bien llamado covid-19, tenía altos niveles de proteínas de espiga en varios órganos, según reveló una autopsia.

El primer examen postmortem de una muerte por COVID-19 planteó serias dudas sobre la eficacia de la vacuna de Pfizer/BioNTech. Reveló nuevas pruebas de que el virus se propagaba más rápidamente en los pacientes inmunizados.

Un artículo científico publicado en el International Journal of Infectious Diseases muestra que el paciente de 86 años, que vivía en una residencia de ancianos, recibió una única dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2. Murió cuatro semanas después.

Los patólogos descubrieron ácido ribonucleico (ARN) viral en todos los órganos vitales del cuerpo de este sujeto.

El 9 de enero de 2021, el hombre recibió la vacuna de ARN modificado con nucleósidos y formulado con nanopartículas lipídicas BNT162b2 en una dosis de 30 microgramos.

El día 18, ingresó en el hospital por empeoramiento de la diarrea. Como no presentaba ningún signo clínico de COVID-19, no se procedió al aislamiento en un entorno específico. Las pruebas de laboratorio revelaron anemia hipocrómica y aumento de los niveles séricos de creatinina.

Finalmente, el paciente dio positivo en la prueba de COVID-19 el día 25, posiblemente por un paciente infectado que compartía su habitación en el hospital. Murió al día siguiente de insuficiencia renal y respiratoria, según Humans Are Free.

Los investigadores informaron que los pulmones, los riñones, la lengua, la tráquea, el cerebro y el miocardio del paciente tenían altos niveles de ARN. La vacuna COVID-19 provocó una respuesta inmunitaria, pero no impidió que el virus se propagara por el cuerpo del paciente.

También le recomendamos: Premio Nobel sobre las vacunas: “A la curva de la vacunación le sigue la de las muertes” (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Los resultados de nuestro estudio de un caso de autopsia en un paciente con vacuna de ARNm confirman la opinión de que para la primera dosis de vacunación contra el SARS-CoV-2 ya se puede inducir inmunogenicidad, mientras que la inmunidad estéril no se desarrolla adecuadamente”, señala el documento.

Oliver Cook – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.