Redacción BLesLuego de que las manifestaciones de miles de trabajadores de la construcción entraran en su tercer día en la ciudad de Melbourne, Victoria, Australia, la policía envió a los escuadrones antimotines para dispersarlos. 

Los manifestantes marchan contra los prolongados encierros y la obligación de vacunarse contra el virus Covid o PCCh (Partido comunista de China), de acuerdo con Rebel News del 23 de septiembre. 

Estas marchas se iniciaron el lunes 20 de septiembre tras el cierre de las salas de descanso de los obreros, ante lo cual estos instalaron mesas y sillas de plástico en múltiples cruces del centro de Melbourne, bloqueando las carreteras y reteniendo el tráfico.

“El lunes, la gente se reunió frente a la sede del prominente Sindicato de la Construcción, Silvicultura, Marítimo, Minería y Energía para protestar contra el mandato, coreando y gritando antes de intentar asaltar el edificio”, informó la Radio Pública Nacional. 

Por su parte los trabajadores planean continuar con sus protestas, y al parecer seguirán presionando para obtener lo expresado en el listado de sus peticiones de acuerdo con Daily Mail.

Sus pedidos incluyen la eliminación inmediata de los poderes estatales de emergencia, el fin de los bloqueos, del mandato de las mascarillas, y de la obligatoriedad de las vacunas, además del fin de la exigencia del pasaporte sanitario. 

En cuanto a las repercusiones contra las autoridades solicitan la dimisión inmediata del primer ministro estatal Daniel Andrews, del jefe de Sanidad, Brett Sutton, y del comisario jefe de policía Shane Patton.

Por otro lado, exigen la creación de una comisión real sobre la respuesta del gobierno a la pandemia,  establecer acusaciones contra agentes policiales por “agredir a manifestantes pacíficos”.  

Adicionalmente, se deberían reanudar de inmediato todas las obras de construcción e iniciar la distribución masiva de medicinas alternativas para el control del Covid, tales como  ivermectina, vitaminas C, D y zinc.

Los avances de los manifestantes los llevaron hasta a tomar el Santuario del Recuerdo de Victoria, en donde se honra a los héroes.

A fin de evitar un enfrentamiento que pudiera tener consecuencias indeseables, la policía negoció la retirada de los 400 trabajadores que ocupaban el lugar, con el exactor del drama televisivo australiano Neighbours, Damien Richardson. 

De todas maneras hubo lanzamiento de piedras, pelotas de golf, pilas y botellas por parte de los manifestantes, que a su vez fueron respondidos por las balas de goma y las granadas stinger, de la policía, reportó Daily Mail. 

Australia ha adoptado algunas de las medidas anti-COVID más represivas del mundo en su intento por frenar la propagación del virus, suspendiendo libertades civiles de los ciudadanos. 

Entre sus planes el estado de Victoria espera que en este mes se inicie la construcción de un campo de concentración en el que se alojará a los infectados con Covid, según el gobierno estatal. 

“La primera fase del centro ofrecerá 500 camas, y la segunda duplicará su capacidad poco después.  También se ha diseñado con la capacidad de aumentar hasta 3.000 camas como parte de una construcción escalable si se determina que se necesita una instalación más grande en cualquier momento”, describe la página oficial  

Y agrega: “El nuevo centro también se diseñará con cabinas reubicables, de modo que pueda utilizarse para necesidades alternativas y futuras, incluidas las disposiciones de cuarentena en curso, el alojamiento en caso de crisis y otras emergencias”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.