Redacción BLes- En un comunicado de prensa del Departamento de Estado el día miércoles, el Secretario Micheale Pompeo anunció el aumento de las restricciones de los diplomáticos chinos para viajar, celebrar reuniones con académicos y organizar eventos dentro de los Estados Unidos. La decisión se produce luego de restricciones similares impuestas a funcionarios estadounidenses por parte del régimen chino.

El comunicado inicia informando que durante muchos años, el régimen comunista chino ha impuesto barreras significativas a los funcionarios estadounidenses que trabajan en la República Popular China. Según se indica el objetivo es impedir que los diplomáticos realicen cualquier tipo de negociación regular y se conecten con el pueblo chino. 

Por el contrario, continúa el informe, en los Estados Unidos los funcionarios chinos gozaron siempre de libertad y acceso a la sociedad estadounidense. Según argumenta Pompeo, en reiteradas ocasiones Estados Unidos invitó al gobierno chino a actuar con la misma reciprocidad y respeto mutuo, pero no demostraron tener el mismo interés. Por este motivo es que el Departamento de Estado se ve obligado a imponer ciertos requisitos a los diplomáticos de la República Popular China. 

Desde ahora los diplomáticos chinos de alto nivel, tanto los que tienen sede en Estados Unidos como los visitantes, deberán obtener permiso para ingresar en universidades estadounidenses o reunirse con funcionarios del gobierno local. Los eventos culturales con más de 50 personas organizados por la embajada de la República Popular China y las oficinas consulares fuera de sus propiedades, también requerirán la aprobación del Departamento de Estado. 

Con respecto a las redes sociales consulares y de la Embajada china, el Departamento de Estado también tomará medidas para ayudar a garantizar que todas las cuentas estén debidamente identificadas como cuentas oficiales del gobierno de la República Popular China.

La Embajada de los Estados Unidos en China tiene vetado el acceso sin restricciones a las redes sociales locales, al mismo tiempo que los ciudadanos chinos no pueden usar Twitter y Facebook, entre otras plataformas de redes sociales.

Según informa Fox News, el mes pasado, el régimen chino anunció que impondría sanciones a 11 ciudadanos estadounidenses, incluidos los senadores republicanos Ted Cruz, Marco Rubio, Josh Hawley, Tom Cotton, y Pat. Toomey. El Departamento de Estado, en ese entonces, describió la medida como un esfuerzo de Beijing para “extender el gobierno autoritario más allá de sus fronteras”.

El comunicado de Pompeo insiste en que Estados Unidos promueve el acceso recíproco a las instituciones educativas y culturales para los diplomáticos estadounidenses tanto en China como en cualquier parte del mundo. Y asegura que estos nuevos requisitos para los diplomáticos del Partido Comunista Chino son una simple respuesta a las excesivas restricciones impuestas a los diplomáticos estadounidenses.

Finaliza el informe diciendo: “Si la República Popular China elimina las restricciones impuestas a los diplomáticos estadounidenses, estamos dispuestos a corresponder.”

Andrés Vacca-BLes.com