Redacción BLes- El presidente estadounidense Donald Trump expresó su creciente preocupación por el fraude electoral que podría ocurrir el 3 de noviembre, en particular ante las graves denuncias por las votaciones por correo.  

“Me he estado quejando muy fuertemente de los votos [por correo] y los votos son un desastre, los votos están fuera de control”, dijo el presidente Trump a un periodista tras una conferencia en la Casa Blanca el 23 de septiembre. 

“¿Y sabes quién lo sabe mejor que nadie? Los demócratas lo saben mejor que nadie”, agregó Trump. 

La compleja situación que se plantea antes las numerosas irregularidades presentadas por las votaciones por correo permiten inferir una intervención de la Corte Suprema de Justicia, que definiría las eventuales reclamaciones que se puedan presentar. 

“Esta estafa que los demócratas están haciendo, irá ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, y creo que tener una situación de 4-4 [porque hay 8 jueces] no es una buena situación”, argumentó Trump ante esa posibilidad, según Reuters. 

No sería la primera vez que la Corte Suprema intervenga para definir al candidato presidencial electo como presidente de Estados Unidos. Así lo hizo en el año 2000 entre el candidato republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore.

La falta de credibilidad de los votos por correo se debe en gran parte a la desarticulación del  anacrónico sistema que usa cada uno de los estados, ante la ausencia de un sistema nacional unificado controlable. 

Además se han presentado numerosas irregularidades en las votaciones por correo. En la más reciente se encontraron 3 buzones de correo en una zanja, según informó el Departamento de Justicia el 21 de septiembre. 

Al ser inspeccionados se encontró en ellos votos enviados por correo, todos a favor de Trump. El FBI inició las investigaciones correspondientes. 

Luego de las denuncias recibidas, un juez federal dictaminó que el Servicio Postal debe priorizar el correo electoral.

“El derecho al voto es un valor demasiado vital en nuestra democracia como para dejarlo en un estado de suspenso en la mente de los votantes semanas antes de una elección presidencial, generando dudas sobre si sus votos finalmente serán contados”, declaró el juez de distrito Víctor Marrero, tal como reportó el Washington Examiner.

En una elección especial efectuada en el estado de Nueva Jersey en mayo, al menos el 10% de las boletas que se enviaron por correo fueron rechazadas.

Por otro lado, el servicio postal de EE. UU. (USPS) advirtió a 46 estados y a Washington, D.C., que tal vez no pueda manejar la gran cantidad de votos que se esperan por correo para las próximas elecciones

Trump ha considerado con preocupación la trayectoria seguida por los votos no presenciales, enviados por correo, y ve en ello la intervención de los demócratas. 

“Ellos saben que va a ser un desastre”, dijo Trump, agregando: “Va a haber millones de votos perdidos. Va a haber fraude, es un desastre. Esta va a ser la estafa de todos los tiempos”.

“Están enviando decenas de millones de papeletas a todo el mundo,a gente que no las esperaba. La gente se está inundando de papeletas, se les llenará de papeletas”, dijo Trump el 18 de septiembre, durante una conferencia de prensa.

José Hermosa-BLes.com