Redacción BLesLa Asociación Nacional de Policía (NPA por sus siglas en inglés) está presionando al  Ayuntamiento de Minneapolis, denunciando que los residentes que viven cerca del George Floyd Square han sufrido durante meses un aumento exponencial de la inseguridad a raíz de la declarada “zona autónoma” creada en inmediaciones al barrio. Se espera que la situación empeore en los próximos días debido a los disturbios que se anuncian ante la proximidad del juicio al expolicía, Derek Chauvin, acusado de asesinar a Gerge Floyd el año pasado. 

La autoproclamada “zona autónoma”, nació como una forma de protesta en reclamo por el asesinato de George Floyd en mayo del año pasado. Los manifestantes han acampado durante meses y finalmente se convirtió en una especie de asentamiento donde familias enteras viven de forma permanente. 

Según las declaraciones del sargento jubilado Betsy Brantner Smith, portavoz de la NPA, el área bloquea seis cuadras enteras, que según el agente, tiene la regla de “no permitir el acceso de personas blancas”, ni mucho menos el ingreso de policías.

“George Floyd Square es ahora una zona autónoma. Acaban de tener un homicidio allí”, dijo Smith a Fox News, explicando que la violencia en el área ha sido un problema constante desde los disturbios del verano pasado. “Hay negocios, especialmente cerca del Tercer Precinto, que son asaltados por las mismas personas dos o tres veces por semana. Hay ciudadanos que simplemente no pueden obtener servicios policiales”.

“La policía está literalmente bloqueada para no entrar allí”, continuó Smith, y explicó que la zona también incluye viviendas residenciales. “Es muy frustrante porque ya es un área muy desfavorecida para empezar. Luego, por supuesto, en mayo pasado y en el verano, hubo disturbios que la diezmaron aún más, y ahora tienes esta área donde la policía, que ya está con poco personal, no se les permite entrar”.

Durante el 2020, utilizando el argumento de la muerte de Floyd, casi a diario se levantaron en Minneapolis manifestaciones promovidas por grupos de izquierda radical que generaron destrozos en edificios públicos, saqueos, robos, asaltos y basura en las calles. Las manifestaciones reclamaban entre otras cosas, la abolición del sistema policial.

A raíz de los disturbios y las limitaciones que sufrió la policía para ejercer su poder, Minneapolis registró al 10 de diciembre de 2020, 532 víctimas de disparos, más del doble del número informado el año pasado, además, los robos de vehículos aumentaron un 331% con respecto al mismo período del año anterior y los delitos violentos superaron los 5.100, más de 1.000 de los informados en 2019.

Le recomendamos:

No obstante las alarmantes estadísticas, el Concejo Municipal de Minneapolis aprobó en diciembre un recorte de casi 8 millones de dólares en fondos asignados al departamento de policía de la ciudad. La medida fue tomada cediendo a los reclamos de la minoría violenta de extrema izquierda liderada por Black Lives Matter (BLM) y la agrupación Antifa, en medio de un aumento histórico en las tasas de homicidios y delitos violentos en la ciudad.

Los reclamos de desfinanciamiento fueron apoyados por los grandes medios de comunicación y legisladores demócratas como la representante demócrata Ilhan Omar, cuyo distrito del Congreso incluye Minneapolis. 

La decisión no tardó en despertar polémica, por las evidentes consecuencias que traería la errática medida, y en consecuencia el Concejo Municipal aprobó a mediados de febrero 6,4 millones de dólares en fondos adicionales para contratar a nuevos agentes policiales. Esta última medida aún no se hizo efectiva, por lo cual desde la NPA advierten que el sistema policial está colapsado por la falta de personal.

Según reportó Fox News, el departamento de policía dice que solo tiene 638 oficiales disponibles para trabajar, aproximadamente 200 menos de los que tenían hace un año atrás y 250 menos de los que debería tener. Un número sin precedentes de oficiales renunció o se fue de licencia médica prolongada después de la muerte de Floyd y los disturbios que siguieron.

A la problemática de la falta de personal policial, se suma el inicio del juicio de Chauvin, el policía acusado de asesinar a Floyd. El Centro de Gobierno del Condado de Hennepin, donde se desarrollará el juicio, se encuentra repleto de barreras de concreto, cercas de hierro y alambre de púas para proteger el ingreso al edificio.

Las tropas de la Guardia Nacional y la policía monta guardia mientras cientos de personas se reúnen fuera de las barreras en lo que hasta ahora han sido solo protestas pacíficas.

La cantidad de policías que custodian la zona obliga a que muchos otros sectores queden completamente desprotegidos y en manos de delincuentes que pueden actuar sin ningún tipo de control.

Smith advirtió que Minneapolis se está preparando para “disturbios inevitables” porque “no importa cómo resulte este caso, es probable que haya violencia”. Al departamento de policía le faltan unos 250 oficiales, en parte debido a las jubilaciones, las lesiones y el estrés postraumático que experimentaron los oficiales durante los disturbios durante el verano, dijo. Y el problema de seguridad en este momento recae principalmente en la Oficina del Sheriff del condado de Hennepin.

Andrés Vacca– BLes.com