Redacción BLesUn grupo de al menos 3000 médicos pediatras, ginecólogos y profesionales sanitarios demandaron a la administración Biden por obligar a los médicos a realizar operaciones y tratamientos para ‘cambiar de sexo’ luego de que el departamento de salud incluyera la orientación sexual y la identidad de género dentro de la discriminación sexual.

El Colegio Americano de Pediatría (ACP) junto con la Asociación Médica Católica (CMA) y un grupo de obstetras y ginecólogos representados por la Alianza para la Defensa de la Libertad (ADF) presentaron una demanda contra Xavier Becerra, el actual secretario de salud y servicios humanos luego de que en mayo el departamento que él dirige dejara sin efecto una resolución de la era Trump que establecía que la discriminación sexual solo podía estar basada en el sexo biológico de las personas.

El 10 mayo de 2021, la Oficina de Derechos Civiles (OCR) del Departamento de Salud y Servicios Humanos, anunció que incluiría la orientación sexual y la identidad de género dentro de la Sección 1557 de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de la Salud Asequible.

La sección 1557 establece que un paciente no podrá ser excluido de la participación, ni se le negarán los beneficios, ni será objeto de discriminación por motivos de raza, color, origen nacional, sexo, edad o discapacidad.

Según el sitio web del Departamento de Salud, un fallo de la Corte Suprema del 15 de junio de 2020 (Bostock v. Clayton County) determinó que la discriminación basada en el sexo abarca también la orientación sexual y la identidad de género.

“En consonancia con la decisión de la Corte Suprema… la OCR interpretará y hará cumplir la prohibición de la Sección 1557 sobre la discriminación por razón de sexo para incluir: (1) la discriminación por orientación sexual; y (2) la discriminación por identidad de género”, dice la normativa de la OCR.

La incorporación de esta nueva interpretación explica la OCR, será utilizada para investigar las denuncias por discriminación, “pero no determina por sí misma el resultado de ningún caso o conjunto de hechos concretos”.

Con la decisión del Departamento de Salud los médicos están obligados a realizar tratamientos y operaciones de ‘cambio de sexo’ en aquellos pacientes que lo soliciten, de lo contrario podrían recibir multas, quedar excluidos de cualquier programa de financiación federal o perder su licencia médica.

‘No hay medicamentos ni cirugías que puedan cambiar el sexo de una persona’

La Dra. Michelle Cretella, directora ejecutiva de ACP, dijo en un comunicado:

“El sexo es un rasgo binario innato e inmutable, médicamente significativo, que viene determinado por los genes en el momento de la fecundación”.

“No hay medicamentos ni cirugías que puedan cambiar el sexo de una persona, pero las llamadas intervenciones de transición de género causan daños irreversibles, especialmente en los jóvenes”.

Según Breitbart, la demanda argumenta que la decisión de la Administración Biden obliga a los médicos a dejar de lado su conocimiento o juicio científico para realizar tratamientos que tienen serias consecuencias en el desarrollo de los jóvenes por miedo a perder su carrera.

Según el presidente de la ACP. Dr. Quentin Van Meter, pediatra y endocrinólogo: “Los bloqueadores de la pubertad y las hormonas cruzadas combinadas dejarán estériles a muchos jóvenes y les harán desarrollar enfermedades crónicas graves como diabetes, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y cánceres que de otro modo nunca habrían experimentado”.

Otros estudios indican que el suministro de los bloqueadores hormonales interrumpen el desarrollo normal de los huesos causando una considerable pérdida de densidad. Encuestas también han detectado altos índices de pensamientos suicidas en los jóvenes que se someten a estos tratamientos.

En mayo de 2021, un importante hospital de Estocolmo, Suecia, suspendió los tratamientos hormonales debido a los efectos colaterales irreversibles.

El hospital Karolinska anunció que dejó de administrar el tratamiento para bloquear las hormonas en niños que intentan ‘cambiar de sexo’ después de varios años de haberse dedicado a diagnosticar la enfermedad psicológica conocida como disforia de género y de proveer del tratamiento a estos niños.

En sus declaraciones a los medios el hospital también indicó que actualmente no hay evidencia de que el tratamiento logre el efecto deseado a largo plazo.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.