Redacción BLesDistintas agrupaciones de padres se están organizando para lograr que finalmente los niños y adolescentes del estado de California puedan finalmente regresar a la escuela en el sistema tradicional de enseñanza. California es el estado demócrata más grande del país, por lo que la tarea que están realizando grupos de padres es realmente mucho más difícil que en otros estados, dado que las autoridades continúan apoyando los cierres extensos de actividades de todo tipo.

Los padres de todo California están protestando frente a las oficinas del distrito, haciendo circular peticiones y llamando a las reuniones de la junta escolar con una determinación nunca antes vista en el estado azul.

Uno de los grupos que está encabezando la batalla contra políticos y gremios que se resisten a las aperturas es la Open Schools California, los miembros están trabajando duro para compartir el siguiente mensaje:

“Somos padres de todo California comprometidos con la educación pública y creemos que nuestros hijos deben tener acceso a una instrucción segura y en persona. Apoyamos el seguimiento de la ciencia y los datos sobre la transmisión de COVID-19 dentro de las escuelas y abogamos por el regreso de nuestros niños”.

Los padres aseguran que se acabó el miedo a ser políticamente incorrecto al colocarse del lado del discurso del expresidente Donald Trump o enfrentar críticas por no “preocuparse por los maestros”. En cambio, los padres se están animando y se organizan mientras el presidente Joe Biden se compromete a reabrir las escuelas, pero no hace nada para hacerlo y los principales expertos nacionales en enfermedades dicen que la reapertura es lo más recomendado.

“Todos estamos aislados, frustrados, desesperados y solos. Al encontrar padres con ideas afines, no me siento como si estuviera loca y tenga que gritar en mi almohada todas las noches y llorar hasta quedarme dormida”, dijo Lei Levi, una de las madres colaboradoras de la organización, según reportó NewsMax.

Le recomendamos:

Las tasas de infección declaradas caen drásticamente todos los días, las autoridades sanitarias y expertos en salud pública no paran de recomendar la apertura de escuelas, tanto para no permitir que continúe cayendo la calidad educativa como para evitar más trastornos psicológicos en los niños y adolescentes que dejaron de tener contacto social.

Casi un año después del cierre de la mayoría de las escuelas del estado, el movimiento de padres está teniendo su propio momento en California. Podría ser solo el comienzo para un nuevo y poderoso grupo de interés con el potencial de convertirse en un actor importante en la política estatal y local.

“Según estudios realizados en varios países, el consenso de los expertos en salud pública y los profesionales médicos y de salud mental es que las escuelas pueden reabrirse de manera segura con medidas para mitigar la propagación del virus. Las escuelas en los Estados Unidos y Europa estuvieron abiertas para la educación en persona durante el otoño de 2020, y se informaron muy pocos brotes”, advierte la Open Schools California.

“Los niños que asisten a escuelas privadas en todo California, incluidos los del gobernador Newsom, regresaron al aula hace meses”, remarcaron los padres haciendo referencia a los propios hijos del gobernador quien aún no se pone al frente de la lucha para lograr la tan deseada reapertura escolar.

Los padres buscan diferenciarse de aquellos que, basados en teorías conspirativas opinan que el virus PCCh no existe, simplemente argumentan que no es posible en tan poco tiempo perder las tradiciones y la vida normal que se ha llevado siempre, porque las consecuencias pueden ser catastróficas y la cura peor que la enfermedad. 

Andrés Vacca– BLes.com