Redacción BLes– En un mensaje en vísperas de navidad, el presidente Trump volvió a denunciar sobre los límites en la libertad de expresión impuestos por Twitter y alertó sobre la importancia de eliminar la Sección 230 que libra de responsabilidades a las Big Techs por su contenido publicado. 

El presidente Trump lanzó su última crítica contra Twitter en Nochebuena, acusando a la compañía de “volverse loca con sus etiquetas” y “esforzarse por ocultar incluso la verdad”, refiriéndose a las continuas censuras y marcas de “afirmación infundada” impuestas por la compañía sobre cualquier mensaje proveniente de voces que denuncien el fraude electoral, o se posicionen en contra de las políticas izquierdistas. 

“Simplemente muestra lo peligrosos que son, reprimiendo deliberadamente la libertad de expresión. Muy peligroso para nuestro país”, agregó Trump en su mensaje de Twitter. “¿Sabe el Congreso que así es como comienza el comunismo? Cancelar la cultura en su peor momento”.

Trump también reiteró su llamado a poner fin a la Sección 230, una disposición de la Ley de Decencia en las Comunicaciones que ofrece protección a las empresas de redes sociales  por la responsabilidad en relación con el contenido publicado en sus plataformas por terceros. 

La ley hace tiempo que está en la mira del presidente Trump, incluso fue citada por él como la razón principal para vetar el miércoles la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2021 por un presupuesto de 740 mil millones de dólares. También caracterizó el proyecto de ley como un “regalo” para el Partido Comunista de China y Rusia.

“Su fracaso en poner fin al peligroso riesgo para la seguridad nacional de la Sección 230 hará que nuestra inteligencia sea virtualmente imposible de realizar sin que todos sepan lo que estamos haciendo en cada paso”, dijo Trump entre sus argumentos para vetar la Ley. “La sección 230 facilita la difusión de desinformación extranjera en línea, que es una seria amenaza para nuestra seguridad nacional e integridad electoral. Debe ser derogada”.

La ley permite a las empresas bloquear o filtrar contenido “de buena fe” si lo consideran “obsceno, lascivo, excesivamente violento, acosador u objetable”. Sin embargo, en la práctica ese margen permitió que las redes sociales terminen actuando como editores de noticias buscando callar a sus opositores, más que efectuando una tarea de control general y con objetividad cómo debería ser.

Antes de las elecciones, y hasta el día de hoy, Twitter intensificó su control sobre las publicaciones de Trump y todos los medios y usuarios que se encuentran alineados con el presidente en los reclamos por el escandaloso fraude electoral.

A partir de una actualización del 12 de noviembre, la empresa de redes sociales aplicó etiquetas, advertencias y otras restricciones a más de 300.000 publicaciones del 27 de octubre al 11 de noviembre por contenido que clasificaron como “disputado y potencialmente engañoso”. Ésto fue admitido por el propio CEO de la compañía cuando debió rendir cuentas por las denuncias de monopolio y censura en el Congreso.

Este número representa aproximadamente el 0,2 por ciento de todas las publicaciones relacionadas con las elecciones en Estados Unidos publicadas en ese período de tiempo.

El presidente Trump apuntó contra el Congreso y les preguntó: “¿Sabe el Congreso que así es como comienza el comunismo?”. La censura y la mentira son dos pilares fundamentales del comunismo, es de suma importancia para mantener nuestra libertad y democracia continuar denunciando estos atropellos de los grandes medios.

Andrés Vacca-BLes.com